Por más que se esfuerzan en explicar las razones que hay para que los políticos retengan un “hueso” y vayan por otro, nadie cree en sus soliloquios, porque lo  único que hacen con su actitud es validar la ambición de seguir en la nómina y enfundarse en el disfrazas de redentor de las causas sociales.

De cara a las elecciones que tendrán lugar el primer domingo de junio de 2019, para la renovación de los once ayuntamientos, el Tribunal Electoral del Estado de Aguascalientes (TEEA) se sacó de la manga la autorización para que los presidentes municipales que pretendan ser reelectos puedan hacer campaña sin dejar el cargo, con lo que ya no tendrán que pedir licencia.

En estas condiciones, el que por la mañana entrega obras y servicios, que ponderará el buen gobierno que encabeza y recibe el agradecimiento colectivo, por la tarde pedirá el voto para seguir en el puesto, con lo que tendrá una gran ventaja sobre los demás contendientes.

Según el magistrado ponente del proyecto, Jorge Ramón Díaz de León, “obligarlos a separarse del cargo, ocasiona que los miembros del Ayuntamiento no puedan refrendar las razones por las que se les eligió en su primer momento”, por lo tanto, forzarlos a pedir licencia “no permitiría la continuidad, ni cumplir con las expectativas generadas al ser elegidos por primera vez”.

Para darle mayor soporte a sus argumentos, afirmó que al ser generalizada la prohibición de mantenerse en el cargo, “puede provocar un problema de gobernabilidad por la eventual ausencia de todos los integrantes del Ayuntamiento”.

En principio, el Instituto Estatal Electoral (IEE) estableció que los funcionarios deberían solicitar licencia a sus cargos 90 días antes de la jornada electoral, en congruencia a lo previsto en el Código Electoral del Estado, por lo que los miembros de los cabildos municipales debían separarse de su puesto.

En función de lo puntualizado, los otros dos miembros del Tribunal aprobaron la declaración y ordenaron al Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE), emitir un nuevo acuerdo, en el que se concrete que la fecha límite para separarse del cargo no aplica a quienes tienen intenciones de reelegirse.

Dentro de los supuestos que encontró el magistrado Díaz de León fue que el constituyente, al implantar la reelección, “implícitamente reconoció la compatibilidad del ejercicio del cargo público a través del sufragio y su participación como sujeto privado en el proceso electoral, lo que se sostiene a partir del andamiaje constitucional que prevé la regulación de estos actos”.

Enmendarle la plana al IEE, y de paso al Congreso del Estado, es una forma de decirle a consejeros y diputados que hay alguien que sí sabe interpretar la legislación, así tenga que hacer polvo lo establecido en el Código, por consiguiente y en apego a esta actitud, sería preferible que se prescinda del citado documento y en su lugar el Tribunal sea el que dicte lo que a su entender debe hacerse en todo el proceso electoral.

Se olvida que el propósito de obligar a los funcionarios a que pidan licencia para que hagan campaña, tiene como objetivo que exista piso parejo para todos los candidatos, pero con lo convenido hay ventajas que difícilmente podrán superar los opositores a los alcaldes en funciones, al tener que hacer un doble de esfuerzo y una mayor inversión económica.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes  (CCEA), Pedro Gutiérrez Romo, consideró que “lo bueno (de esta medida) es que pueden seguir trabajando en la administración con los proyectos, lo cual con un eventual cambio de estafeta, podría afectar el desarrollo en cualquiera de los municipios; lo malo es que se corre el riesgo de la mala actuación de los actores políticos en esa circunstancia, es decir, que incurran en uso inadecuado de su posición y de los recursos públicos”.

Indudablemente que al haber mayor vigilancia ciudadana se abstendrán de utilizar los recursos públicos, pero ni falta hace que lo hagan, basta y sobra que mantengan – e intensifiquen – el ritmo de trabajo en la solución de los problemas que planteen los pobladores y mejoren la atención al público para sembrar un mensaje subliminal entre los electores, de que lo que hace hoy como alcalde o alcaldesa será superior si lo reeligen.

La única pieza que falta en esta comedia es que, en su momento, los aspirantes de los otros partidos o candidatos independientes recurran al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en demanda de protección a sus derechos políticos-electorales, al haber una desventaja manifiesta.

MENOR APOYO FEDERAL

Aguascalientes es de los cinco estados que recibieron menos recursos de la bolsa de la Recaudación Federal Participable (RFP), al tocarle 7 mil 184 millones de pesos, correspondiente a los primeros nueve meses del año.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer el informe de las finanzas públicas del tercer trimestre de 2018, en el cual destaca que tenía programado que la RPF fuera de 2 billones 286 mil 317 millones de pesos y fue de 2 billones 430 mil 959 millones.

De acuerdo con el reporte de la dependencia, las entidades que recibieron el monto más alto en participaciones fueron Estado de México, con 88 mil 986 millones de pesos; Ciudad de México, 72 mil 997 millones, y Veracruz, con 38 mil 240 millones de pesos.

En tanto, los montos más bajos fueron Aguascalientes, con 7 mil 184 millones; Nayarit, 6 mil 178 millones; Tlaxcala 6 mil 332 millones; Baja California Sur, 4 mil 731 millones, y Colima, con 4 mil 541 millones de pesos.

Aunque la bolsa tuvo un incremento de 7.1%, en comparación con lo pagado en igual período de 2017, existe una diferencia muy marcada con las entidades que obtienen más, lo que se debe en gran medida a que su recaudación es superior gracias al número de habitantes, de empresas y por ende de obligados fiscales, pero también que hay mayor supervisión y cobranza a los sujetos precisados.

Por una parte las entidades ganaron por el lado de las participaciones federales, en cambio no fue lo mismo con las aportaciones, que son recursos que están etiquetados para su ejercicio a través de diversos fondos para destinarse a seguridad pública, infraestructura social, educación y salud, reportándose una disminución de 15 mil 161 millones de pesos, lo que aún cuando no pone en riesgo el plan global de trabajo de los gobiernos estatales y municipales sí los obliga a hacer ajustes.

HÉROE DE NACOZARI

Una de las principales avenidas de la ciudad de Aguascalientes lleva el nombre de Héroe de Nacozari, con el que se conoce a Jesús García Corona, que nació el 13 de noviembre de 1881 en Hermosillo, Sonora y murió el 7 de noviembre de 1906, al sacar de la población de Nacozari, Son., el tren que llevaba 10 unidades, entre ellas dos góndolas  con 10 toneladas de dinamita, con destino a la estación minera de El Porvenir. Avisado por el fogonero José Romero, que había un incendio, el maquinista no lo pensó dos veces y subió a la locomotora para sacar el convoy del pueblo, evitando la catástrofe. Lejos de la población, la dinamita hizo explosión, destrozando el tren y al maquinista, quien contaba con sólo 25 años de edad. La conmemoración de esa gesta heroica se transformó en el Día del Ferrocarrilero, que en los últimos 20 años perdió relevancia y finalmente la directiva de la Sección Dos del STFRM  se olvidó de la fecha, no obstante esta capital mantiene vivo el nombre del que prefirió ofrendar su vida a que desapareciera Nacozari. El destino así lo quiso puesto que ese día a él no le correspondía conducir el tren sino a su compañero Alberto Biel, que se reportó enfermo, por lo que se hizo cargo de los viajes entre Nacozari y la mina de Pilares.