¿Chaparrito o con retraso de desarrollo?

Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Si tu hijo siempre es el más bajito o niños menores ya lo rebasan, podría tener un problema de crecimiento. Detéctalo con estas claves.
Crees que tu hijo es muy bajito para su edad? ¿Se ve más pequeño que otros compañeros de su clase? ¿O más flaquito?
Si es así, resulta necesario poner especial atención a su crecimiento para poder detectar si realmente existe algún problema con su salud.

1 Cambios en su talla y peso
Lleva una bitácora del crecimiento de tu hijo
Es fundamental tener un control puntual de cómo aumenta su talla y peso para poder detectar una variación importante y consultar el tema con su pediatra
“Se estima que los niños entre los 2 y 3 años deben duplicar la estatura que tuvieron al nacer y, a partir de los 3 años, crecer 5 centímetros por año hasta la pubertad”.
Margarita Barrientos, Especialista en Pediatría Médica y Endocrinología

2 Su lugar en la fila escolar
Cuando le acompañes a la escuela, date tiempo de observar qué lugar ocupa en la formación que suelen hacer para entrar o salir de los salones.
Si desde el preescolar está en los primeros cinco lugares de la fila de su grupo y continúa así hasta el nivel básico, pon especial atención a las razones por las cuales esto ocurre.
Siempre es recomendable comentar estos detalles con tu pediatra.

3 Su rostro
Aunque sean niños, su cara y sus rasgos corporales van cambiando conforme crecen.
Algunos menores con problemas de crecimiento tienen un aspecto “aniñado”, es decir, que se notan más pequeños que otros niños de la misma edad.
Analiza el tamaño de sus rasgos corporales, ya que un cuerpo regordete, manos y pies pequeños o desarrollo muscular insuficiente, en comparación con compañeros de su generación, pueden ser señales de alguna anomalía en el desarrollo.

4 Medidas profesionales
Además de la bitácora que tú llevas de la talla y peso de tu hijo, es necesario que un pediatra lo mida de manera frecuente utilizando curvas de crecimiento.
Estas herramientas estandarizadas se emplean para comparar la estatura, el peso y el tamaño de la cabeza de tu hijo frente a niños de la misma edad y así tener parámetros estimados de crecimiento.
Hacer esto permitirá detectar oportunamente cualquier problema, así como diagnosticar de manera temprana talla baja, obesidad o desnutrición.

5 Accidentes
Si tu hijo sufrió algún golpe fuerte en la cabeza o un traumatismo craneoencefálico, pon más atención a su crecimiento tras ese incidente.
Algunos menores diagnosticados con problemas de desarrollo sufrieron accidentes de ese tipo.

Otras señales
Si no cambia de talla de ropa o de zapatos por lo menos una vez al año
Si es el más bajito del salón
Si su hermano menor le está alcanzando o superando en altura

¿Qué puede causar un crecimiento lento?
El trastorno conocido como Déficit de Hormona de Crecimiento (DHC), que se manifiesta en que los niños crezcan más lentamente y presenten una estatura menor que la de otros de la misma edad y sexo. Dicha hormona es generada por la hipófisis, una pequeña glándula ubicada en el cerebro.

Desnutrición
Factores hereditarios
Retraso en el desarrollo de la pubertad
Males crónicos, como diabetes y asma
Artritis reumatoide juvenil
Anemia de células caliciformes
Enfermedades cardiacas congénitas o enfermedad renal

¿Con quién lo llevo?
Ante estas señales, es necesario ir con un endocrinólogo pediatra, especialista que atiende lo relacionado con hormonas en niños, crecimiento, nutrición y metabolismo.
Estos médicos saben manejar alteraciones como talla baja o retraso en el crecimiento

Para revisar a los menores se requiere:
Una exploración física minuciosa del niño
Estudios para encontrar el origen de la talla baja
Evaluar edad ósea por medio de una radiografía y compararla con la edad cronológica del niño
“Si su edad ósea es menor a su edad cronológica, entonces solo será cuestión de tiempo para verlo crecer; pero si encuentran alguna patología, es muy importante atenderla lo más pronto posible porque eso va repercutir en su estatura final”.
Diego Gaytán, Médico del centro pediátrico del crecimiento Sequoia

¿Cómo se trata?
A los niños con talla baja por un déficit de la hormona del crecimiento se les brinda tratamiento para restituir esta hormona.
Durante la noche se les aplica la hormona sintética por el tiempo que el especialista indique.
Es fundamental contar con un diagnóstico temprano e iniciar el tratamiento, en las niñas, entre los 7 y 9 años, y para los niños, entre los 11 y los 13 años.
Entre más pronto se atienda, el menor obtendrá una talla final más alta y una mejor autoestima.