Persiste el robo de energía eléctrica en Aguascalientes sobre todo en mercados, tianguis y en distintas colonias especialmente del oriente de la ciudad, así lo denunció el presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas, Eduardo Llamas Esparza, quien llamó a la Comisión Federal de Electricidad a poner mano dura y ante cualquier desperfecto hacer que los responsables paguen las consecuencias.

En entrevista con El Heraldo, el especialista comentó que siguen existiendo los llamados diablitos, sobre todo en lugares donde todavía hay medidores viejos tales como en los mercados de abasto, en el Centro Comercial Agropecuario, en tianguis, en algunas casas-habitación, así como en pequeñas ferias o fiestas patronales que se realizan en diferentes colonias o barrios donde la gente simplemente se cuelga de los cables, ocasionando problemas a los vecinos. “Acaba de pasar en el Barrio de Guadalupe con motivo de la fiesta de la Virgen en diciembre. Hubo mucha gente que se quejó porque los comerciantes saturan los transformadores, botan los cortacircuitos y además echan a perder los equipos domésticos y es una catástrofe para todos los vecinos”.

Llamas Esparza recordó que el robo de energía eléctrica es considerado un delito federal cuyas multas son bastante elevadas para quien es detectado realizando esta actividad y aunque la Comisión Federal de Electricidad cuenta con medidores digitales y demás equipos sofisticados donde pueden monitorear las diferentes pérdidas, el delincuente siempre encuentra la forma de hacerlo; pero castigándolo, aunado al fomento de una cultura sobre el uso correcto de la energía, es como se pudieran ir disminuyendo estos ilícitos.

Por lo anterior, exhortó a la CFE a poner mano dura y cuando ocurra algún desperfecto derivado del robo de luz, que haga que los responsables respondan a las consecuencias. “Estamos para que nos den un buen servicio, es un servicio que estamos pagando y que debemos exigir que llegue en buena calidad”, finalizó.