Miguel Ángel Domínguez
Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas.- Los policías acusados de ejecutar extrajudicialmente a ochos personas en Nuevo Laredo y realizar un montaje para hacerlo pasar como un enfrentamiento fueron suspendidos para facilitar las investigaciones, informó la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas.
Los agentes involucrados forman parte de las Fuerzas Especiales de la Policía Especial asignada al Centro de Análisis, Inteligencia y Estudios de Tamaulipas (CAEIT) de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.
«La Dirección de Asuntos Internos de la secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas anunció la suspensión laboral de los agentes que participaron en los hechos reportados el pasado 5 de septiembre en la colonia Valles de Anáhuac de Nuevo Laredo.
«Para facilitar las investigaciones que determinen las circunstancias en que ocurrió el evento», indicó la dependencia en un comunicado.
Reiteró la disposición del Gobierno de Tamaulipas a colaborar de manera transparente en el proceso de las investigaciones y ratificó su compromiso de que, en el cumplimiento del deber, los servidores públicos deberán apegarse a la legalidad y el respeto a los Derechos Humanos.
El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo denunció ante la CNDH, la FGR y otras dependencias federales que familiares y testigos aseguran que no fue un enfrentamiento en el que la Policía Especial abatió a cinco hombres y tres mujeres.
Señalan que los llevaban detenidos y sólo fueron a esa casa a ejecutarlos, pero antes los hicieron ponerse ropa tipo militar.
La CNDH anunció que abrió una indagatoria, al igual que la FGR.

Ayuda del FBI
El Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, informó que pidió al Fiscal de la entidad que solicite asistencia técnica del FBI y de otras agencias internacionales para indagar los hechos en los que murieron ocho civiles armados ligados presuntamente a un grupo delictivo, tras enfrentarse a policías estatales en Nuevo Laredo.»He sugerido al Fiscal que solicite asistencia técnica del FBI y de otras agencias internacionales para dar mayor fortaleza y transparencia a las investigaciones», dijo.Por medio de cuatro tuits García Cabeza de Vaca se refirió al tema de Nuevo Laredo, ocurrido el pasado 5 de septiembre.
En esos hechos, de acuerdo a la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, un total de ocho personas –identificados presuntamente como miembros de una organización delictiva– fueron abatidas por elementos especiales del estado tras un enfrentamiento.
«Cumpliremos las medidas cautelares dictadas por la CNHD.
«En caso de que las investigaciones concluyan en responsabilidad de funcionarios estatales, se actuará con toda la fuerza de la ley», agregó el Gobernador.
Desde que se publicó la denuncia de los hechos de Nuevo Laredo, indicó, la Fiscalía del estado, en ejercicio de su autonomía, abrió de oficio una carpeta de investigación.
«La Unidad de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal abrió su investigación y ha suspendido a los elementos que participaron en el operativo», subrayó.