Staff
Agencia Reforma

MONTERREY, N. L.- Envidioso y maniático, así describen al Príncipe Carlos en el libro “Rebel Prince: The Power, Passion and Defiance of Prince Charles”, una biografía no autorizada escrita por Tom Bower, que se publicará hoy en el Reino Unido, informó el diario El País.
El texto también describe cómo la conexión entre los Príncipes Guillermo y Enrique se tensó durante el divorcio de Carlos con la Princesa Diana.
“Pensaba que Diana envenenó las mentes de los niños. Después de su muerte en 1997, los hermanos tuvieron que lidiar con una avalancha continua de revelaciones públicas sobre las relaciones adúlteras de sus padres”, escribe Bower.
Después, vino el matrimonio del Príncipe con su amante Camilla.
“Su presencia fue un recordatorio constante del tormento de su madre”, sostiene.
La llegada de Catalina empeoró la relación entre padre e hijo, pues Carlos temió que el público los ignorara a él y a Camilla.
Esos celos que Bower describe en Carlos llegaron a afectar las relaciones con la familia Middleton. Guillermo pidió a su abuela, la Reina, que interviniera cuando el Príncipe de Gales le faltó al respeto a Carole, madre de Catalina, en unas vacaciones de Navidad.
Los excesos también destacan en el libro. Habla de cuando Carlos envió muebles para dos habitaciones para pasar una noche en casa de unos amigos en el campo.
Cada vez que Carlos viaja, lo hace acompañado de un mayordomo, dos recamareras, un chef, su secretario privado, un mecanógrafo y sus guardaespaldas.

¡Participa con tu opinión!