Andrea Ultreras Espinoza tuvo un motivo muy especial para acudir a Dios y manifestar su gratitud por quince años de feliz existencia.
La Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad enmarcó la misa de acción de gracias en honor a la joven, quien acudió al recinto en compañía de sus papás: Juan Ultreras Félix y Norma Espinoza Rangel.
Asimismo, contó con la presencia de sus padrinos: Lauro Ultreras Félix y Martha Cornejo, quienes agradecieron a su ahijada, el haberlos elegido para acompañarla en tan especial y significativo acontecimiento en su vida.
Al finalizar la ceremonia, la familia de la quinceañera, ofreció elegante recepción donde se ofreció un brindis en honor a la homenajeada.

¡Participa con tu opinión!

Compartir
Artículo anteriorPrepara su enlace
Artículo siguientePrometieron amarse