Celebran terror de ensueño

Rodolfo G. Zubieta
Agencia Reforma

CDMX.- Inyectarle frescura a un género tan repetitivo como lo es el horror, es una tarea sumamente difícil.
No así para el cineasta Wes Craven, quien en 1984 decidió sacudir a la industria y a los fans del terror con una premisa nunca antes vista: un asesino serial que mata a sus víctimas en sus sueños.
La violencia psicológica, el subtexto erótico, su ácido sentido humor y los litros de sangre que llenaban Pesadilla en la Calle del Infierno sedujeron de inmediato al público y los críticos más escépticos.
Sin embargo, la ovación principal se la llevó el supuesto análisis que hace sobre la lucha para distinguir los sueños de la realidad, así como la representación de la soledad e inseguridad de los jóvenes de la época.
«Freddy representa la peor parte de la paternidad y la adultez: ese hombre sucio y perverso que prefiere ver a los jóvenes morir en lugar de ayudarlos a prosperar. Es el ‘coco’ y el peor miedo de los adolescentes.
«Es una figura primitiva, un Cronos que devora a nuestros hijos, un padre perverso, maligno y retorcido que quiere destruirlos cuando son más vulnerables: mientras duermen», explicó Craven en su momento.
Estrenada el 9 de noviembre de 1984, la cinta destacó también por sus dos protagonistas: por un lado, Nancy (Heather Langenkamp), la chica etérea que termina descubriendo su fortaleza interna, y Freddy Krueger (Robert Englund), un despiadado asesino de niños que atormenta a sus víctimas en sus pesadillas.
«Quería que mi villano tuviera una máscara, pero que también pudiera hablar y que verlo significara una amenaza. Por eso decidí al final retratarlo con el rostro quemado y lleno de cicatrices.
«Cuando ves las noticias sobre pedófilos y abusadores de niños, no son hombres grandes, fuertes e imponentes, sino que más bien parecen comadrejas, gente muy común, pero profundamente perversa».
Quizás por eso es que, a 35 años de su estreno, la película sigue generando euforia entre los fans.

TODO UN SUEÑO
La pesadilla original es calificada como una de las mejores cintas de horror de la historia.
Wes Craven se inspiró en una serie de artículos de Los Angeles Times sobre refugiados asiáticos en 1970 que no podían dormir por recordar el genocidio de Vietnam. Varios hombres murieron mientras soñaban.
Originalmente, Krueger sería un pedófilo, no un asesino de menores. Robert Englund tomó esta idea y la incluyó en su actuación, en la cual incluyó una ligera imitación de su ídolo, Klaus Kinski.
Cuando iba en la primaria, el cineasta sufría bullying de un joven mayor llamado Fred Krueger.
El suéter icónico de Freddy está basado en la vestimenta del personaje Plastic Man, de DC Comics. Y es rojo y verde porque estos son los dos colores que, juntos, más crean conflicto para la retina humana.
El primer estudio que estuvo a punto de producir el filme fue Walt Disney Productions, que obligaron a Craven a disminuir la violencia de la historia, pero éste los rechazó.
La compañía que hizo la distribución y producción final fue New Line Cinema, quienes estuvieron al borde de la bancarrota. Tras el éxito de la cinta, se autodenominaron «La Casa que Freddy Construyó».
Algunos actores que audicionaron para el papel de Glen Lantz, el novio de Nancy, fueron John Cusack, Brad Pitt, Kiefer Sutherland, Nicolas Cage y C. Thomas Howell. Johnny Depp se quedó con el rol.
El tema infantil que remite a Freddy a lo largo de la franquicia está basado en la canción de cuna clásica en inglés «One, Two, Buckle My Shoe».
Se hicieron dos remakes de la película en Bollywood: Khooni Murda (1989) y Mahakaal (1994); otro en Indonesia, Satan’s Bed (1986), y hasta una parodia porno, A Wet Dream on Elm Street (2011).
Freddy Krueger se colocó en el puesto número 40 del listado de Los Mejores Villanos del Cine, de acuerdo con el American Film Institute.

Millonario
25.50 mdd recaudó a nivel mundial el filme original
1.8 mdd fue el presupuesto de la primera pesadilla
94% de frescura tiene en el portal Rotten Tomatoes
457.01 mdd suma en taquilla toda la saga
9 cintas conforman la franquicia (incluyendo un remake)

Víctimas famosas
Varias estrellas internacionales le deben de cierta forma su carrera a Freddy Krueger.

Johnny Depp
Película: Pesadilla en la Calle del Infierno (1984)
Personaje: Glen Lantz
Muerte: Freddy lo succiona en su cama mientras duerme, creando una fuente de sangre hasta el techo. Depp repitió su rol, que se volvió de culto, con un cameo en Freddy’s Dead: The Final Nightmare (1991).

Patricia Arquette
A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors (1987)
Kristen Parker
Con otra actriz en el papel (Tuesday Knight), en la cuarta parte Freddy la empuja a una caldera y la quema viva.

Laurence Fishburne
A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors (1987)
Max Daniels
No muere en la película.

Brad Pitt
Las Pesadillas de Freddy (1988) / Ep. «Black Ticket»

Rick
Se le derrite la mano en un jacuzzi con ácido y cupido le clava una flecha en la pierna (era un sueño).

Kyle Chandler
Las Pesadillas de Freddy (1988) / Ep. «Memory Overlord»

Chuck
No muere en el episodio.

Mariska Hargitay
Las Pesadillas de Freddy (1988) / Ep. «Freddy’s Tricks and Treats»

Marsha
No muere en el episodio.

Kelly Rowland
Freddy vs. Jason (2003)

Kia Waterson
Es asesinada por Jason Voorhees, quien le propina un machetazo que la manda volando.

Rooney Mara
Pesadilla en la Calle Elm (2010)

Nancy Thompson
Es la «chica final» del filme y es quien termina destruyendo a Krueger (Jackie Earle Haley).