La Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, enmarcó la celebración de las Bodas de Plata de Mario Vargas y María Guadalupe Quiroz.
El acontecimiento se llevó a cabo ante la presencia de familiares y amigos cercanos, principalmente de los hijos de la pareja, Yahaira, Eduardo y Misael, quienes acompañaron en el cortejo nupcial a sus padres.
Mario y María Guadalupe llevaron a cabo la renovación de sus votos matrimoniales, haciendo nuevamente la promesa a Dios de amarse y respetarse para toda la vida.

¡Participa con tu opinión!

Compartir
Artículo anteriorDía inolvidable
Artículo siguienteNecaxa busca liguilla