Las aguas bautismales fueron vertidas sobre la pequeñita Valeria García Guardado, siendo así reconocida ante la grey católica como hija de Dios, motivo por el cual se llevó a cabo una emotiva convivencia familiar celebrada en el jardín del Gran Hotel Alameda.
La ceremonia sacramental tuvo lugar en la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús (Fresnos), para lo cual sus papás, Orlando García y Lizeth Guardado, y sus padrinos, Leslie Guardado, Monse Flores y Vicente Ventura, llevaron a la pila bautismal a la niña para recibir el primero de los sacramentos.

¡Participa con tu opinión!