Las lluvias tempranas registradas en mayo han resultado positivas para el sector primario, señaló Ricardo Álvarez Jiménez, presidente del Consejo Estatal Agropecuario, siendo algunos de los principales beneficiados de este atípico comportamiento meteorológico los productores de maíz, por lo cual calificó estas precipitaciones pluviales como “históricas”.
Destacó que uno de los principales beneficios ha sido el ahorro de recursos hídricos, así como de energía eléctrica y diesel, pues en el caso de los productores de riego, las lluvias les representaron menos horas de riego, por lo cual no se vieron forzados a activar sus pozos.
Ricardo Álvarez indicó que aún es muy pronto para afirmar que el presente año se registrará un copioso ciclo de lluvias, cuya temporada fuerte coincide por lo general con los meses de julio y agosto, pero lo que es un hecho innegable es que comenzaron a caer las primeras lluvias en el estado, y por el bien del campo, los productores esperan que continúen registrándose precipitaciones pluviales.
Asimismo, apuntó que estas lluvias tempranas no sólo han significado ahorros económicos, se espera que favorezcan un crecimiento más vigoroso y temprano de los cultivos, por lo cual, es factible que los agricultores de riego registren una buena cosecha de maíz en meses posteriores; al respecto, agregó que el agua de la lluvia está nitrogenada, lo cual favorece mucho a los cultivos en cuanto a su desarrollo.
Finalmente, el presidente del Consejo Estatal Agropecuario mencionó que para los productores de temporal estas lluvias tempranas también han resultado positivas, pues les están facilitando las labores para la preparación de la tierra, ya que se ablanda el terreno, sin embargo se prevé que las labores de siembra comiencen hasta el mes de junio, conforme a la tradición.