CDMX.- A los 7 años, Pedro Fernández cautivó al público con su interpretación de “La de la Mochila Azul”.
Y tal parece que conquistar con su voz es una cualidad que el tiempo no ha borrado, o al menos eso fue lo que demostró el artista con el show que ofreció para celebrar sus 40 años de trayectoria.
Al puro estilo mexicano, el intérprete se volvió el rey de la noche desde el comienzo de su concierto del viernes.
Los más de 20 elementos del mariachi Nuestro México, quienes vestidos de tonos verde, blanco y rojo dibujaron la bandera del país en el escenario de la Arena Ciudad de México, desataron la lluvia de gritos de emoción de 12 mil 600 asistentes de acuerdo con organizadores.
Frente a los efusivos fans apareció la silueta de Fernández, quien extendió las manos para dejarse querer por los aplausos y así arrancar su Tour 40 Aniversario al compás de “Verdolaga”.
De los gritos, la gente pasó al coro de temas como “Los hombres no deben llorar” y “Tres Regalos”.
En el festejo no faltaron los provocativos bailes del artista, quien al ritmo de guitarras, violines y trompetas meneó su cadera, dio vueltas y mandó besos a sus seguidoras.
Sus acciones provocaron que las mujeres le dedicaron algunos piropos: “¡Sabroso!”, le gritó alguna.
Sonaron “¿Quién será?” y “Yo soy El Aventurero”, y para “El Siete Mares” y “Yo no fui” se sumó un grupo de bailarines de danza folclórica.
Para ese momento el público dejó atrás sus asientos y de pie bailó y aplaudió.
Más de 30 canciones fueron coreadas por sus seguidores, entre las que el cantante recordó su paso por las telenovelas como lo fue Cachito de Cielo.
La nostalgia de sus años de trayectoria, se aderezó cuando al unirse el espectáculo visual que a través de pantallas colocadas en el escenario proyectaron clips del cantante en su etapa infantil y juvenil.
Sin parar, Fernández recreó por momentos un ambiente romántico junto al grupo Los Dandy’s, al cantar “Caprichosa”, y en “Mi forma de sentir” consiguió que el recinto fuera iluminado con las luces de los celulares del público.
Conforme la velada avanzó, llegó la interpretación de “La Pelusa” con los Súper Lamas y saltó al ritmo de rock and roll con “Maniquí”.
Entre una lluvia de papelitos, pelotas gigantes que rebotaron entre los asistentes, luces con los colores de la bandera de México, “Me Encantas” puso a bailar a la gente del recinto.
Así de pie, tras más de dos horas de espectáculo, el público lo siguió hasta “La de la Mochila Azul” y un popurrí, que incluyó a “Cielito Lindo”.
Y, mientras en las pantallas la bandera de México fue proyectada, los bailarines brindaron sus últimos pasos para recibir el grito de “Viva México” del cantante, quien se despidió entre la ovación de sus seguidores. (Brenda Martínez/Agencia Reforma)