José de Jesús López de Lara

Un joven empleado murió de manera trágica, al electrocutarse mientras se encontraba trabajando en la azotea de un domicilio ubicado en la Privada “Rinconada Kristal”.
Tras recibir la fuerte descarga eléctrica, el empleado se precipitó desde la azotea de un segundo piso.
La persona fallecida fue identificada como Juan José, de 21 años, con domicilio en el poblado de San Francisco de los Viveros, en el municipio de El Llano, Aguascalientes.
La tragedia se registró el viernes a las 15:20 horas, en la Privada “Rinconada Kristal”, que se ubica en la calle Isidro Calera y esquina con la calle Carlos M. López, en la colonia Gremial.
Hasta el lugar de los hechos arribaron policías preventivos de Aguascalientes, la ambulancia UE-13 de Bomberos Estatales, las unidades UE-01,UE-16 y UE-39 de Bomberos Municipales de Aguascalientes y de Protección Civil Municipal, al mando del comandante José Franco Toscano y del capitán Manuel Colis.
Al hacer su arribo, encontraron tirado en el suelo al joven Juan José, empleado de la empresa Mallas y Cercos Santa Anita, S.A. de C.V.
Al momento de ser valorado por los paramédicos, confirmaron que ya había muerto a consecuencia de la descarga eléctrica y de la aparatosa caída desde una altura de 6 metros aproximadamente.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, acudieron al lugar de los hechos los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Se logró establecer que empleados de la empresa Mallas y Cercos Santa Anita, se trasladaron a la Privada “Rinconada Kristal”, con la finalidad de instalar una cerca de seguridad en uno de los domicilios.
Para ello, Juan José se encontraba en la azotea del segundo piso realizando dicho trabajo.
Sin embargo, en determinado momento, al estar maniobrando unos tubos metálicos de la malla ciclónica, lo cual hacía sin las medidas de seguridad necesarias, accidentalmente tocó la línea primaria de la CFE, lo que provocó que recibiera una descarga eléctrica de 23,800 voltios.
La energía eléctrica lo proyectó varios metros y cayó de la azotea desde una altura cercana a los 6 metros, por lo que al golpearse contra el suelo murió de manera instantánea.