TORONTO, Canadá.- A Hugh Jackman le apasiona hablar de política, cuando no se trata de destruir, y sí, en cambio, de construir.
Cuando el actor australiano decidió encarnar al demócrata Gary Hart, en el filme The Front Runner, se puso de tarea analizar las buenas obras de políticos que sí le han aportado al mundo y al país, porque le cuesta trabajo engancharse con las críticas a los malos ejecutantes de esta polémica profesión.
“Disfruté hacer el papel de un político desde el punto de vista actoral, porque humanamente me enriqueció. Al humano lo enriqueció, al político que llevo dentro lo afianzó. Pienso que viví un momento privilegiado al hacer un filme tan bien contado y con tanta vena narrativa.
“Hoy en día se habla de lo malo y de todo lo malo que hacen los políticos, y no digo que sea una conducta equivocada hacerlo, simplemente me puse a pensar en los buenos políticos que hemos visto, en vida y en la historia, y prefiero pensar en ellos”, comentó Jackman en entrevista.
En esta película, cuya premier continental se realizó en el Festival de Cine Internacional de Toronto este fin de semana, el nominado al Oscar muestra bajo la dirección de Jason Reitman (Juno, Tully) el episodio en el que el senador Hart tenía todo para ganar la candidatura presidencial demócrata, pero un escándalo lo apartó de esa posibilidad.
Casado con una Primera Dama ideal, Lee (Vera Farmiga), y con un carisma y actitud incuestionables, el político representante de Colorado es denunciado como un mujeriego y sale a la luz una supuesta aventura extramarital con Donna Rice (Sara Paxton).
“Ahí es cuando sus sueños y su potencial se vienen abajo, y la pregunta incuestionable es: ¿Se le perdonan errores o se le condena por ellos? Creo que ha habido casos más graves que juzgar y que han pasado desapercibidos.
“No es mi papel, y lo digo para que se destaque el ‘no’, juzgar a un político por su vida personal mientras no afecte a la sociedad. Su misión es mejorar una sociedad, ayudarla a crecer, entenderse con ella, darle seguridad y oportunidades de desarrollo… ¿Una acción de esta manera tendría que condenarlo? No lo sé”, cuestionó Jackman. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)