Un automovilista que manejaba como si fuera perseguido por el diablo, protagonizó un choque tipo alcance, que por fortuna no dejó personas lesionadas, pero sí cuantiosos daños materiales.
Los hechos se registraron sobre la avenida Aguascalientes, en su sentido de poniente a oriente, donde circulaba Gerardo, de 52 años de edad, vecino del fraccionamiento Valle del Campanario, a bordo de su auto sedán, modelo 2018, color gris y con placas ADX032B. Debido a que no guardó su distancia, terminó impactando su parte frontal con la trasera de un auto sedán, modelo 2017, color rojo y con placas AFE623A de Aguascalientes, mismo que era conducido por Jacinto, de 31 años de edad.
Elementos viales se hicieron presentes, quienes realizaron las diligencias correspondientes para deslindar responsabilidades. Las pérdidas económicas alcanzan los 30 mil pesos.