El catolicismo y la masonería, son  dos filiaciones irreconciliables. Los católicos que estén en una logia masónica, se encuentran en estado de pecado grave y no pueden comulgar. La fe católica y la masónica, sin inconciliables, porque su esencia es opuesta. Incluso, es causal de anulación matrimonial, si uno de los dos, ocultó ser masón, aclaró el obispo José María de la Torre Martín, al referir también que si no creen en los sacramentos, es absurdo que los masones sean padrinos de bautizo, de primera comunión, de boda. (Información extendida en la edición del 27 de junio de 2017)