Construir casas con Poli Etilén Tereftalato (PET) es una alternativa de bajo costo y sustentable para las familias que perdieron su patrimonio con el sismo del 19 de septiembre.
Construir casas con material reciclable podría ser una solución para dos grandes problemas en México: la reconstrucción de casas para los damnificados tras el sismo del 19 de septiembre y la reducción de material inorgánico.
De aceptarse y llevarse a cabo esta económica y sustentable propuesta, México se sumaría a varios paises latinoamericanos que han hecho de esta opción una manera de ayudar a la sociedad con la edificación de nuevos inmuebles a bajo costo.
En México, el creador de este sistema de vivienda estuvo en manos del doctor José Roberto García Chávez, especialista en arquitectura bioclimática de la UAM Azcapotzalco, y ahora, la organización VIEM, Viviendas Emergentes, queretana de origen, ha propuesto el arranque de esta ecológica y económica forma de viviendas.
De acuerdo con su página en Facebook, VIEM ha comenzado la solicitud de botellas PET en todo el país para iniciar, el próximo 7 de octubre, la primera convocatoria, según se lee en su muro de la red social.
Las casas elaboradas de Poli Etilén Tereftalato tendrían resistencia estructural, resistencia térmica y aislamiento acústico, lo que las hace una opción ideal para una urbe sísmica y muy ruidosa.
Tlaxcala fue el primer estado en tener la primera construcción de una casa hecha con botellas de 1.5 a 3 litros, a las cuales, se les quita la etiqueta, se lavan, se les corta la boquilla y se apilan, una dentro de otra.
De acuerdo con recientes investigaciones, una casa habitación de este tipo podría tener de dos a tres cuartos y medir aproximadamente 60 metros cuadrados habitables debido al grosos de sus paredes.

 

¡Participa con tu opinión!