Oficiales de la Policía Estatal y de la Policía Preventiva Municipal de Pabellón de Arteaga capturaron a un gato montés que se salió de su hábitat natural y comenzó a hacer estragos entre los habitantes del poblado de Carboneras, debido a que estaba atacando a los animales domésticos y ya se había comido a varios de ellos.
Los hechos se registraron cuando se reportó al 911 sobre la presencia de un felino salvaje que deambulaba por las calles del poblado de Carboneras, en Pabellón de Arteaga.

Para ello se implementaron acciones de captura por parte de los policías estatales y policías preventivos de Pabellón de Arteaga, además de personal de Protección Civil Municipal.
Fue en la terracería de Almoloya del Barrio de Carboneras, donde finalmente el gato montés fue capturado.
Un macho, al que se le calculó un año y tres meses de edad, dejó de ser un riesgo para los habitantes de la zona.
Una vez asegurado, arribó personal de Proespa, quienes a bordo de la patrulla ambiental número 66, trasladaron al felino a la zona de los Alamitos en la Sierra Fría, donde finalmente fue liberado.