José de Jesús López de Lara

Durante la madrugada del domingo, policías estatales y policías preventivos de Aguascalientes detectaron y desmantelaron una red de delincuentes colombianos, que comenzaron a operar en el perímetro de la Feria Nacional de San Marcos y que se especializaban en el robo de teléfonos celulares.
En tan solo una noche, la banda de delincuentes ya había logrado apoderarse de casi 100 teléfonos celulares.
Quienes se encuentran sujetos a investigación por parte de agentes del Grupo Anti-Robos de la PME son las siguientes personas:
Eliana Dabeira, de 30 años; Karen Julieth, de 30 años y Hugo, de 34 años, todos ellos originarios de Colombia.
Los detenidos señalaron haber arribado a Aguascalientes desde el pasado viernes, procedentes de la Ciudad de México.

LE DECOMISAN CASI 100 CELULARES ROBADOS
Aproximadamente a las 02:30 de la madrugada, un joven de 30 años, reportó a policías estatales comisionados a la vigilancia en el perímetro de la Feria Nacional de San Marcos, que en el área de antros le habían robado su teléfono celular.
La víctima interceptó a los oficiales sobre la calle Nieto y esquina con la calle Pedro de Alba y les pidió ayuda para recuperarlo, ya que comentó que dicho aparato telefónico contaba con sistema de rastreo que permitía saber su localización exacta a través de otro teléfono celular.
Los policías estatales decidieron rastrear el celular robado y a través del GPS, se detectó que se encontraba en un hotel ubicado en la calle Brasil y esquina con la calle República de Guatemala, en las inmediaciones de la Central Camionera.
De inmediato se implementó un operativo que fue coordinado por policías estatales del Grupo Motorizado “Dragones”.
Mientras unos policías estatales rodearon el hotel, otros más ingresaron al mismo y se logró ubicar el teléfono celular en la habitación número 25 que se localiza en el tercer piso.
Con la autorización del propietario, los agentes de la Policía Estatal arribaron a la habitación señalada y tras irrumpir sorpresivamente encontraron a una mujer identificada como Eliana Dabeira, quien dijo ser de nacionalidad colombiana.
Aunque inicialmente la sospechosa negó estar involucrada en el robo del teléfono celular, al momento de que los policías estatales registraron la habitación, localizaron dos bolsas, una de las cuales estaba escondida abajo del tocador y otra más sobre un muro, a un costado de la cama, las cuales al ser revisadas descubrieron que contenían casi 100 teléfonos celulares, además de decenas de chips.
Por tal motivo, se procedió al arresto de la colombiana, así como al aseguramiento de los equipos telefónicos.
La detenida confesó pertenecer a una banda de colombianos especializada al robo de teléfonos celulares y aprovecharon el inicio de la Feria Nacional de San Marcos para trasladarse a Aguascalientes y cometer varios “golpes”.
Cabe destacar, que varios cómplices de esta mujer lograron darse a la fuga, pero ya eran buscados por policías ministeriales.

PREVENTIVOS ARRESTAN A MUJER
Inicialmente, policías estatales y preventivos de Aguascalientes, comisionados a la vigilancia en el perímetro de la Feria Nacional de San Marcos, arrestaron a una mujer identificada como Karen Julieth, de 40 años, tras haber perpetrado el robo de cinco teléfonos celulares en la zona de antros.
La sospechosa aprovechaba el descuido de las víctimas, para apoderarse de los equipos telefónicos.
La mujer fue interceptada por policías preventivos sobre el andador J. Pani y esquina con el andador Expo-Plaza, frente a un restaurante-bar, lugar donde cometió los robos.
Al momento de que una mujer oficial de la Policía Estatal la sometió a una revisión, le encontró entre sus pertenencias cinco teléfonos celulares.

DETIENEN A COLOMBIANO
Minutos más tarde, policías estatales del Grupo Preventivo de Intervención Inmediata (GPII) que estaban comisionados a la vigilancia en la zona ferial, capturaron a un colombiano identificado como Hugo, de 34 años, tras haber perpetrado el robo de otro teléfono celular.
Los hechos tuvieron lugar aproximadamente a las 01:40 de la madrugada, en la zona de antros, donde un joven de 25 años reportó que le habían robado su teléfono celular, mismo que había dejado por algunos instantes sobre una mesa.
La víctima se percató del momento del robo, e incluso le reclamó al sospechoso, pero dicho individuo intentó salir del establecimiento como si nada hubiera sucedido, aunque metros más adelante fue interceptado y detenido por los policías estatales.