Canta Paulina con su hijo Andrea Nicolás

CDMX.- El corazón de Paulina Rubio late, de momento, sólo por sus hijos. Y de ellos nutre toda su vida, la personal y hasta la artística.
“Son puros. Son mi corazón, mi motor”, dice la cantante en entrevista. Y sonríe.
Paulina acaba de lanzar su disco «Deseo», el primero en siete años. En él, hay duetos con Morat, Juan Magán, Nacho y Alexis & Fido. También una colaboración de ensueño, que jamás planeó, fue con Andrea Nicolás, el mayor de sus dos amores.
“Nico (fruto de su relación con el español Nicolás Vallejo-Nágera) se puso a cantar en ‘Cuánto te quiero’. El otro (Eros, procreado con Gerardo Bazúa) tiene 2 años y también hace coros, nada más que no se le entiende nada.
“Fue muy natural. No lo planeamos. De repente me fui al baño y se puso a cantar. ‘Ay, cantas súper bien’. ‘¿Mamá, puedo?’ ‘A ver, sí, grábale’. Y se quedó lo que hizo. A él le gusta pero yo no insisto mucho. Los apoyo”, menciona, orgullosa y feliz “La Chica Dorada”.
Ausente desde 2011 (cuando lanzó Brava!) de la mesa de novedades de las tiendas de discos, la mexicana asegura haber estado preparando, con mucha calma y sin prisas, su regreso.
Deseo a una Rubio que mezcla el pop de la casa con cajones flamencos, bajos de cumbias, ritmos urbanos, letras de amor, desamor y empoderamiento femenino. (Mario Abner Colina/Agencia Reforma)