Se unta Bálsamo y se curan las heridas.
Lo que pareciera una simplicidad en el concepto del nuevo disco de Caloncho tiene un significado más profundo, que es coherente con su forma de escribir y componer.
“Tiene un eje que es la cualidad de la música para aliviar, para sanar, y es por eso que se llama Bálsamo. Lo relacioné a la botica.
“Las canciones son como un paréntesis al hedonista que estuvo viviendo en la fiesta y en cosas muy breves, instantáneas, y el optimista, que ya se dio cuenta de que hay que encontrar la felicidad con acciones fuertes, firmes”, dijo en rueda de prensa.
En las letras del sonorense se encuentran frases sencillas, pero que en el trabajo completo adquieren mayor profundidad.
“Poniéndome en los zapatos de la audiencia, ¿qué reconozco y a qué le doy valor cuando algo me impacta? Pues a la nueva manera de comunicar algo que ya todos comunicamos, que es amor”, compartió.
Por eso se inventa propias como “te haré cunita con mis manos, una hamaca con mi carne”, en vez de soltar frases ya hechas.
“Le llaman sintagmas fijos, que es cuando ya sabemos qué palabra viene cuando escuchamos una antes. Quiero quitarme esas como muletillas. Por eso uso Lang (jergas), palabras viejas, el lenguaje es increíble”, explicó.
Su nuevo álbum ya le valió una Luna del Auditorio Nacional, como Mejor Artista Revelación.
Además, ayer se le entregó un Disco de Platino por Fruta, un Sencillo de Oro por “El Derroche” y un Sencillo Platino por “Palmar”.
“Es la única experiencia que conozco, es mi perspectiva, pero también siento que hay que romper muchos clichés como el del rockstar.
“Hay cosas a las que también es bien fácil acostumbrarse, como que pasen por ti al aeropuerto en una camioneta bien chida, pero también me se el camino a la puerta donde se agarran los taxis más baras”, se sinceró.