En diversas mesas de opinión se afirma que las candidaturas independientes constituyen un elemento innovador para nuestro sistema político, sin embargo, habrá que dimensionar que México, en su historia como nación independiente, lleva más tiempo con candidatos sin partido que con partido.

Desde la consumación de nuestra independencia con el imperio de Iturbide y hasta los años revolucionarios, en nuestro país las postulaciones para cargos públicos si bien se formulaban con una representación de grupos, tendencias o corrientes ya sea ideológicas, ya sea pragmáticas, éstas se construían sin la existencia de los partidos.

Desde la polarización de posturas sobre nuestra forma de estado, pasando por el conflicto entre federalistas y centralistas, entre liberales y conservadores o entre liberales moderados y liberales puros, el camino de acceso a los cargos de elección popular se encontró sin los partidos políticos durante casi todo el primer siglo de nuestro país.

No fue sino hasta con la ley electoral del 19 de diciembre de 1911 cuando las cosas cambiaron, pues en ella nacieron jurídicamente los partidos políticos y en consecuencia se estableció durante más de 30 años un sistema político similar al que hoy, en 2015, tenemos, es decir, uno que preveía la posibilidad de que los candidatos a diversos cargos públicos se postulasen ya sea de forma independiente o mediante el respaldo de un partido, sistema que terminaría en 1946 con la Ley Federal Electoral publicada por el entonces presidente de la república, Miguel Alemán Valdés, mediante la cual se le cerró la puerta a las candidaturas independientes y se le confirió el monopolio de la postulación de cargos a los partidos.

Regresando a nuestros tiempos y de nuevo con las puertas abiertas para los candidatos independientes, el INE recientemente dio a conocer que de un total de 122 ciudadanos que manifestaron formalmente su intención de postularse, solo 52 lograron satisfacer los requisitos de la nueva ley electoral y ahora deberán superar el siguiente paso: lograr el respaldo necesario para su candidatura.

Del 30 de diciembre del año pasado y hasta el 27 de febrero, estos 52 mexicanos deberán conseguir el apoyo de cuando menos el 2% de los integrantes de la lista nominal de su distrito y para ello podrán hacer marchas, mítines y eventos públicos con recursos privados topados en 112,037 pesos.

Del total de 52 aspirantes, solo siete son mujeres y 34 pertenecen a los estados de Baja California, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz, tan solo en esta última entidad, para su distrito 10, aparecen 5 candidatos independientes en potencia.

Para el caso de Aguascalientes solo un ciudadano manifestó interés y reunió los requisitos de ley. José Domingo Rincón Hernández busca contender en el distrito 03 y para ello, considerando que el mismo tiene dentro de sus 217 secciones, una lista nominal de 240,605 electores (con corte al 31 de agosto de 2014), necesitará un total de 4,813 manifestaciones de respaldo, distribuidas en cuando menos 109 secciones y superando en cada una cuando menos el 1% de su lista.

Los 52 que avancen en este camino procesal ahora deberán trabajar en su plataforma electoral y del 22 al 29 de marzo presentarán ante el INE sus expedientes y en consecuencia, los consejos distritales, a más tardar el 4 de abril, acordarán si proceden o no los registros para luego repartir igualitariamente el monto del financiamiento público correspondiente para sus campañas electorales.

Como traté de exponer, admirable lector, las candidaturas independientes ni son nuevas, ni son sencillas, ni mucho menos por sí mismas representan la panacea democrática, en el contexto internacional existen democracias sólidas que las tienen y existen otras que no, el difícil reto de lograr que lleguen a los cargos de elección popular los perfiles que nuestro país necesita persiste con candidatos independientes o sin ellos, lo único cierto y digno de aclarar es que las personas que se postulan a través de los partidos también son ciudadanos y que los ciudadanos que se postulan de forma independiente también son políticos.

@licpepemacias

 

¡Participa con tu opinión!