Atiende la Profeco el llamado de diversos pasajeros en el aeropuerto “Jesús Terán Peredo”, derivado de la cancelación sin previo aviso de un vuelo a Puerto Vallarta y otro con destino Monterrey, destacó el delegado Alberto Gómez Velasco, por lo que tras su intervención, las aerolíneas dieron la atención individual a cada pasajero, ofreciéndoles transporte alterno.

El representante de la Procuraduría Federal del Consumidor dio a conocer a El Heraldo que la instancia a su cargo continúa con la atención en el módulo ubicado en el Aeropuerto Internacional “Jesús Terán Peredo” con el objeto de dar a conocer a los pasajeros sus derechos, de acuerdo a la Ley Federal de Protección al Consumidor y a la Ley de Aviación Civil, que entraron en vigor el pasado 27 de Junio de 2017.

Derivado de lo anterior, Alberto Gómez Velasco informó que el pasado lunes 20 de agosto recibieron llamadas telefónicas de consumidores afectados y donde el personal de la Profeco intervino por la cancelación sin previo aviso de los vuelos 4761 con destino a Puerto Vallarta, así como el 4191 que iba Monterrey, por lo cual, en ambos casos, se informó tanto a los pasajeros afectados como a la aerolínea proveedora, los derechos que se tenían que respetar.

Por su parte la aerolínea dio atención individual a cada pasajero ofreciendo transporte sustituto en el primer vuelo disponible, así como alimentos, alojamiento y transporte terrestre en caso de pernocta, y en algunos casos el reintegro del precio del boleto, acompañado de una bonificación no inferior al 25 %, que se pagará a más tardar en 10 días naturales.

Gómez Velasco resaltó que a pesar de esta situación, hubo buena disposición por parte de las aerolíneas para canalizar a los consumidores a las diferentes opciones que tuvieron a bien elegir.

Finalmente el funcionario federal reiteró que la delegación de la Profeco pone a disposición de la población los teléfonos 916 29 69 así como el conmutador (555) 625 67 00 extensión 57034 para cualquier queja o denuncia en caso de ver vulnerados sus derechos como consumidores para actuar en consecuencia.