Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno federal canceló el polémico proyecto para vender un predio de 125 hectáreas en Santa Fe, actualmente ocupado por el Campo Militar 1-F.
El Instituto de Administración y Avalúo de Bienes Nacionales (Indaabin) dejó sin efectos el acuerdo del pasado 24 de enero, por el que se había desincorporado el inmueble del dominio público de la Federación, y se había autorizado su venta por medio del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE).
La venta del predio formaba parte de un proyecto de la Secretaría de la Defensa Nacional para mudar 30 fábricas e instalaciones militares a un terreno de 600 hectáreas en el municipio de Oriental, Puebla, con costo estimado de 20 mil millones de pesos.
Desarrollado con total sigilo desde principios de 2017, dicho proyecto había provocado fricciones de la Sedena con autoridades de la Ciudad de México, que rechazaban otorgar el uso de suelo necesario para un desarrollo habitacional mixto con 7.5 millones de metros cuadrados de construcción, por los problemas de tránsito y abasto de agua en la zona.
El ex Jefe de Gobierno Miguel Angel Mancera advirtió en marzo que solo iba a ser posible construir en 30 de las 125 hectáreas, si estas eran vendidas a desarrolladoras.
A fin de cuentas, la Sedena desistió. “Mediante oficio 5739/21883/CI-PRE de 22 de mayo de 2018, la Secretaría de la Defensa Nacional, manifestó la necesidad de recibir en destino el inmueble descrito en el considerando primero del presente Acuerdo, a efecto de continuar utilizándolo para actividades castrenses”, explicó hoy el Indaabin.