Noé García Gómez

¿El ciudadano convertido en elector en verdad está tan harto de los partidos y del actual estilo del politico de hoy? ¿la corrupcion, escándalos, impunidad, negligencia, mezquindades, hipocrecía, derroche y ese largo etcétera que la actual clase política provoca es motivo suficiente para no tomar en serio a la actividad política? Lo anterior por dos fenómenos que en las actuales precampañas se está dando.

Primero, es sorprendente en lo que gira la agenda mediática de las campañas, que si Anaya toca marimba o rock o lleva a su hijo al “cole”; si Meade come tortas, viaja en transporte público o su esposa compra el mandado; López Obrador va al peluquero, o caminó varias cuadras para llegar al mitin.

No alcanzo a entender si lo anterior son una competencia de ocurrencias de los propios candidatos o es una extraña y elaborada estrategia sugerida por asesores o empresas de asesoría de marketing político electoral. Cualquiera de las dos cosas, es patético que con esto nos quieran convencer que son una opción.

Pero otro asunto es como los medios de comunicación, ya sea por convenio por inercia o falta de creatividad periodística lo toman como nota periodística y de primera plana.

Además agreguemos la guerra sucia, que si aparecieron pintas de AMLO en Venezuela o lo apoya Vladimir Putin; las dos de tres caídas que grupos de choque del PRD provocaron en mítines de Morena con sillazos incluidos al más puro estilo de la WWE; el montaje y uso de la imagen de personajes académicos para atacar a López Obrador; los apodos y motes que le han puesto al candidato del PRI; la labor de zapa que hacen los “rebeldes” del PAN a Ricardo Anaya, por instrucciones de Calderón.

En segundo lugar, la contienda electoral en un festín de personajes de la farándula, circo y deporte, y que hay quienes opten por ellos aunque no tengan ni la más mínima idea del servicio público.

El actual alcalde de Cuernavaca y polémico ex futbolista Cuauhtémoc Blanco será postulado para la Gubernatura de Morelos con amplias posibilidades de competir; el ex integrante del grupo musical y ex estríper Sergio Mayer será postulado para una diputación federal; el locutor Pedro Ferriz de Con busca ser candidato independiente; la cantante Rocío Banquells con la intención de ser diputada local; Vicente Fernández Jr. que quiere ser gobernador de Jalisco; la periodista Lily Téllez que intenta ser senadora, y un largo y patético etcétera.

Ante lo anterior es necesario preguntarnos ¿qué nivel de cultura política tenemos en estos momentos los mexicanos?, ¿ante que estamos? ¿Es tal el hartazgo del ciudadano hacia la clase política que es capaz de dar su voto a un figurín del deporte, espectáculo o farándula? ¿Creen los partidos y candidatos que una virtud es mostrarnos que se comportan como deberían comportarse? ¿La clase política está tomando nota y le está dando la seriedad debida?

Cada que llega una contienda electoral y se desarrollan las campañas, pareciera que es un sueño guajiro el que las campañas se desarrollen en un debate de altura, contraste de propuestas, diferenciación de proyectos, que el rumbo de la nación sea el que esté en el centro de la agenda.

Twitter:@noeg2

¡Participa con tu opinión!