Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

La dimisión del Gobierno y la propuesta de Putin para reformar la Constitución sacuden Rusia… (elpais.com).

Comentario:

No está muy claro qué se propone Vladimir Putin con los recientes movimientos. De que se propone algo, y algo en lo que él saldrá ganando, podemos apostarlo. No por nada la revista Forbes lo ha posicionado más de una vez como el hombre más poderoso del mundo. Sí, por encima del presidente de los Estados Unidos y aún del Papa. ¿Qué busca Putin?

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, y su gabinete han renunciado poco después de que el presidente ruso propuso en su discurso anual sobre el estado de la nación cambios “sustanciales” en la Constitución que debilitarían la autoridad de un eventual sucesor. Las modificaciones que ha sugerido Putin establecen nuevos requisitos, y más difíciles, para llegar a presidente del país, fortalecen el papel del Parlamento y de un Consejo de Estado.

Cabe recordar que Putin dejará la presidencia en el 2024 y aunque es pronto, nunca es demasiado temprano para preparar su futuro papel. ¿Qué busca? La constitución no lo deja competir nuevamente por la presidencia. ¿Está buscando ser el líder de ese Consejo de Estado y maniobrar desde ahí? Ya ha hecho cosas similares antes.

Recordemos que Putin comenzó como presidente en el año 2000. Estuvo los dos términos que le permite la constitución: 2000-2004 y 2004-2008 y para el período 2008-2012, dejó a su incondicional Dmitri Medvédev como presidente y él fue nombrado Primer Ministro. ¿Quién conducía el país? En esos cuatro años el Primer Ministro Putin. En 2012 volvió a presentarse como candidato a la presidencia y como no era término consecutivo, se saltó el límite de dos períodos establecido por la constitución. Curiosamente sí se cambió la longitud del término presidencial y en el 2018 fue reelegido para gobernar hasta el 2024. Como premio a su mano derecha Medvédev, lo nombró Primer Ministro.

Ahora Medvédev renunció y está siendo reubicado en otro puesto. ¿Por qué? Medvédev mencionó en su renuncia que lo hacía para facilitar los cambios de Putin, pero de nuevo, no está claro por qué. Nunca se ha opuesto a Putin.

Vladimir Putin ha conducido a Rusia con mano firme, beneficiando a una élite cercana a él y encarcelando a opositores. Ha llevado al país a un capitalismo lleno de favores y corrupción. Lo sabe la gente, pero lo admite y aprueban el liderazgo de Putin. A pesar de las presiones económicas internacionales surgidas por la anexión de Crimea, los habitantes no protestan, salvo contados opositores, y sienten orgullo por el creciente halo de poder de Rusia.

Sin duda Putin está previendo debilitar a un presidente que no será él y asignar poder a otra institución desde la que él influya al gobierno. Eso o ya desea retirarse, pero no apostemos por esto último.