Jesús Eduardo Martín Jáuregui

(La tabernera del puerto: No puede ser, esa mujer es buena.- Lo oí con mis propias orejas mías. A la pregunta de si México rompería relaciones con Bolivia, la Secretaria de Gobernación contestó: No tengo conocimiento de que la Secretaría de Relaciones Exteriores esté pensando hacerlo. O seáse que Ebrard se manda sólo, y el Presidente mandaría al Diablo al Senado, porque hasta donde yo recuerdo la política internacional tiene que avalarla el Senado, a no ser que ya lo haya cambiado el 4T (cuatrote).)

Hace dos o tres días el gobierno del estado ( ¿el Gobernador?) anunció varios cambios en su gabinete, concomitantes seguramente con otros que se dieron o en breve se darán en la integración del personal de las diferentes dependencias. Mudarse por mejorarse, diría el indiano Juan Ruiz de Alarcón, porque cambiar por cambiar no tendría sentido. Los opinólogos y no me lo va Ud. a creer que se estudia para eso, yo tanteaba que éramos puros aficionados, pero no, y no sólo opinan, sino que hasta me he enterado que a algunos les pagan por eso ¿eso si que es novedad? Y para como están los tiempos no sólo me produjo muina, sino envidia y en algunos casos reconcomia, pero ya lo dice el refrán taurino: “Torero barato, siempre barato”.

El caso es que los tales opinadores y pues, ni modo de quedarse uno atrás, echando mi cuarto a espodas, coincidiré con algunos que, los cambios en los gabinetes suelen darse sin mediar explicación. Aunque de viva voz escuché al Dr. Francisco Guel Jiménez platicar como ocurrió un cambio de secretario general de Gobierno durante su mandato. Mandó llamar al todavía secretario José Padilla, al secretario particular Miguel Aguayo y al oficial mayor Porfirio Arellano y les dijo: “Licenciado Padilla, le va usted a entregar la secretaría general al licenciado Aguayo. Miguel asumirás la secretaría general. Porfirio, por favor levante las actas. Es todo.”. El licenciado Padilla, perplejo, argumentó que ameritaba una explicación, el gobernador le contestó: “¿El cargo de Secretario General es un puesto de confianza?” – Sí – contestó el licenciado –  “Ya no se la tengo”.

Parafraseando a Blas Pascal podríamos decir que “El gobernador tiene razones, que la población no comprende”, pero naturalmente el pensamiento fluye y como decía Nieztche, llega cuando el quiere no cuando uno quiere. Así es que surge la pregunta: si lo estaban haciendo bien para que moverlos, si lo estaban haciendo mal para qué cambiarlos a donde puedan seguir haciendo daño. La otra pregunta natural es ¿cómo es posible que los servidores públicos puedan servir lo mismo para un barrido que para un fregado?. Y finalmente ¿no tenemos los ciudadanos derecho a conocer qué es lo que movió al Gobernador a realizar los cambios? ¿Qué es lo que no le satisfizo o lo que está pensando para un futuro, que amerite hacer los movimientos?.

¿Los cambios tendrán que ver con la próxima sucesión del gobierno estatal, tendiendo a pertrecharse de la posible candidatura de quien, según se sabe, ya se ostenta como la futura gobernadora? ¿Tendrá por objetivo “liberar” a algunos funcionarios para que puedan actuar en los procesos políticos de su partido (PAN) tendiendo a favorecer los intereses del gobernador y sus eventuales aliados? Ó por el contrario ¿Se trata de separar a algunos servidores públicos, que siguiendo el principio consignado en “El águila y serpiente”, en política mexicana el único verbo que se conjuga es madrugar, ya se apuntaron en el equipo de quien se dice gobernadora? ¿Será que en realidad el gobernador cambia su plan de juego, no obstante que, como gente de origen campirano, sabe que no es bueno cambiar de cabalgadura a mitad del río? Ó de plano ¿Empieza el control de daños ante la perspectiva de no controlar su sucesión?.

En las últimas semanas hemos sido testigos de una campaña de descalificación al gobernador Orozco en diferentes medios periodísticos, particularmente algunos de  comunicación nacional y de proyección también nacional.  Los que chanelan de esto afirman que ni es casual ni es gratis. Quien lo promovió tiene la intención y los medios para llevarla a cabo, lo que sí ya es otra cosa son los efectos que la campaña pudiese tener. Quizás el que pagó el pato, que no el ganso, haya sido Manuel Appendini, el responsable de comunicación social que no supo o no pudo anticipar y eventualmente atemperar los daños. Previsiblemente Jorge López Martín, a quien conocí como un empresario exitoso y trabajador, no saldrá avante en esta tarea que requiere mucho más que disposición y carácter, requiere prudencia y templanza. Seguramente Adriana Jurado trabajará horas extras. Jaime González es de todas las confianzas del gobernador, le sacará las castañas del fuego donde lo coloque. Uno pensaría que su “sitio” era el que tenía. Humberto Montero de Alba llegó de Guanajuato y se ganó a pulso la confianza en la secretaría particular, su brinco al Patronato de la Feria se antoja “triple salto mortal” pero irá bien arropado. Enrique Morán Cruz se traía la información y el panorama político estatal y nacional al dedillo, su entrenamiento y preparación hacen de él un factor importante en la operación política, ¿algo falló?. La licenciada Siomar Estrada dejará una posible carrera jurisdiccional en las materias administrativa y fiscal por una chamba para la que no se ha preparado. Los otros cargos si bien son importantes, no son tan relevantes. En fin el que manda manda, y si se equivoca volverá a mandar. Por el bien de Aguascalientes esperamos que sea para bien.

Entretanto un feliz y próspero año nuevo.

(¿Estado de sitio?.- En el Congreso del Estado, los diputados locales contentos porque salían de vacaciones no pararon mientes en la presencia ominosa de elementos del Ejército Mexicano, institución respetable, a sus horas y en sus lugares, que actúan al igual que los integrantes de la Guardia Nacional, [son lo mismo], como si fueran los tutores, vigilantes y supervisores de la ciudadanía. Mientras la inseguridad campea en todo el país y no se defina una estrategia nacional, la tropa seguirá en las calles. Urge que regresen a sus cuarteles, su lugar natural y a su respetable función. )



 bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj