Con la publicación de un nuevo acuerdo que establece que el desarrollo de personalización y la autonomía curricular ya no serán objeto de calificación, pero sí de evaluación, la directora de Servicios Educativos del IEA, Lourdes Carmona Aguiñaga, informó que los 285 mil estudiantes de educación básica recibirán nuevas boletas a partir del tercer periodo de evaluación de este ciclo lectivo 2018-2019.
Explicó que los estudiantes seguirán siendo calificados en las asignaturas académicas, pero no más en las tutorías de secundaria y los tiempos destinados en primaria a actividades de desarrollo personal y social, excepto en las materias de educación física y artes.
Ante ello, el Instituto de Educación trabaja en su área de informática en la elaboración de las nuevas boletas de la educación básica, a fin de alinearse a todo el sistema educativo nacional, ya que se integrarán las dos formas de calificación respecto a la que se venía aplicando y la que comenzará a funcionar para el tercer y último periodo de evaluación de este ciclo escolar.
Aunque aclaró que las nuevas disposiciones establecen que los estudiantes sí serán evaluados, porque esto es un proceso continuo que permite a los profesores detectar las áreas de oportunidad de los jóvenes y a partir de ahí programar nuevas actividades y toma de decisiones para propiciar los aprendizajes.
Sin embargo, ya no habrá calificaciones en determinadas áreas de los clubes de autonomía curricular y desarrollo personalización. Esto disminuirá la carga administrativa de los maestros y tendrán más tiempo para planear, analizar los resultados de aprendizaje y poder dedicar más tiempo a las tareas sustantivas de la escuela.
La titular de servicios educativos del IEA detalló que los padres de familia o los estudiantes podrán consultar sus boletas en línea electrónica, aunque reconoció que todavía el 95% de la población estudiantil recibe este documento oficial en papel y sólo el 5% ya ha comenzado a revisarlo desde el Internet.
Finalmente, señaló que la autoridad educativa quiere transitar a la cultura del no papel, a fin de ser amigables con el ambiente, y se espera que un día la gente no necesite tener la boleta en la mano para tener certeza sobre el desempeño de los hijos, sino que baste una consulta de manera electrónica.