CDMX.- Fue la noche de las narices rojas luminosas, caras pintadas de blanco, globos multicolores elevándose al techo y de equilibristas en el escenario.
Pero también de unos Caligaris que cantaron con mariachi y teniendo como invitado a Pedro Fernández, con el que rindieron un homenaje a México al cantar “Yo soy el aventurero” y “Yo no fui”.
Los cerca de 10 mil asistentes al Auditorio Nacional, la noche del viernes, se sorprendieron cuando frente a ellos se montó una escenografía con esqueletos y calaveras nacionales y Martín Pampiglione y Juan Carlos Taleb aparecieron vestidos de charro.
Ambos encabezaron el arribo de la banda argentina en el primero de cuatro conciertos programados en el foro. (EL UNIVERSAL)