Jessika Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las promociones que los comercios hacen en El Buen Fin pueden meterte en serios probtemas si te olvidas de calcular la capacidad de pago que tendrás los próximos meses, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Utuarios de Servicios Financieros (Condusef).
Lo más importante antes de comprar es saber cuál es el adeudo que ya tienes en tu tarjeta y calcular hasta cuánto más podrías gastar.
Pero en este cálculo que debes realizar con base en el nivel de tus ingresos, debes considerar tu gasto corriente para que realmente evites presionar tus finanzas en los próximos meses.
Uno de los atractivos de El Buen Fin son las compras a meses sin intereses, pero este beneficio desaparece cuando recibes el estado de cuenta de tu tarjeta de crédito y sólo pagas el mínimo que te pide el banco o no cubre la deuda total.
Para aprovechar los meses sin intereses, es necesario esforzarse por pagar la deuda completa. De otra forma, el banco aplicará al monto que te resta por pagar la tasa de interés que aparece también en tu estado de cuenta.
Hacer un cálculo preciso para que tus deudas no rebasen el dinero que tiene disponible es indispensable para evitar llegar al punto en el que no puedas cubrir tu deuda total y el banco te cobre intereses moratorios y comisiones por pago tardío, de acuerdo con Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef.
Recuerda que si el banco decide ampliar tu línea de crédito corres el riesgo de rebasar tu capacidad de pago y generar un adeudo que te llevará años pagar.
A tu vez, considera que las compras con pagos chiquitos generalmente los comercios las ofrecen a plazos largos, y al tomarlos, corres el riesgo de tener menos ingresos, ya que generalmente los gastos fijos aumentan.
Por ello, la Condusef sugiere que las compras sin intereses sean de seis meses a un año.
El organismo recomienda utilizar las calculadoras que ofrece en sus aplicaciones para dispositivos móviles y en su sitio web, donde se pueden registrar todas las deudas.
“Para evitar el sobreendeudamiento, lo que recomendamos es que tus pagos no excedan 30 por ciento de tus ingresos, es el principio básico”, reiteró Di Costanzo.