Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que en 2016 se incrementó el acceso a la salud con un mayor número de afiliados al Seguro Popular, los beneficiarios se atendieron menos en este programa y preferieron acudir a consultorios de farmacias, señala un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).
El año pasado se afiliaron al Seguro Popular 3.6 millones más de personas, al pasar de 52 millones de beneficiados en 2014, a 55.6 millones en 2016.
Sin embargo, los afiliados a este programa de salud, específicamente los de ingresos más bajos, prefirieron recibir atención médica en consultorios de farmacias privados.
El 61 por ciento de los inscritos dijo atender sus problemas de salud con el Seguro Popular en 2014, mientras que en 2016 sólo lo hizo el 57 por ciento.
En cambio, el uso de los servicios privados de salud se incrementó de 27 a 31 por ciento en los mismos años.
Esto indica que el uso efectivo del Seguro Popular se redujo, indica el informe, basado en datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2014 y 2016, elaboradas por el Inegi.
De acuerdo con el análisis, los afiliados al Seguro Popular que se ubican en el decil VI de ingresos –alrededor de 30 mil pesos por trimestre–, fueron los que más invirtieron en el uso de servicios privados de salud, al pasar de 36 por ciento en 2014 a 45 por ciento en 2016, un incremento de casi 10 puntos porcentuales.
En todos los deciles de ingresos, los consultorios, empresas y farmacias privadas cobran importancia, pues su uso aumentó entre 2014 y 2016.
El reporte concluye que aunque una de las políticas del Gobierno federal en este sexenio ha sido la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal que garantice el acceso a los servicios de salud, y pese a que las estadísticas muestran un incremento en el acceso al Seguro Popular, los consultorios y hospitales privados, así como los consultorios de farmacias, son los que responden a las necesidades de atención a la salud.

¡Participa con tu opinión!