Javi, un niño de cuatro años, ha tenido una pesadilla. Su barriga da vueltas como una lavadora y parece que suenan tambores dentro de su pecho.
“¡Tengo Miedo, no quiero dormir solo!”, le dice a su mamá.
El pequeño es el protagonista del cuento La manta que abraza, uno de los 60 tomos que integran la colección “Un mundo de emociones” de editorial Salvat.
La colección está pensada para que los papás ayuden a sus hijos a saber cómo gestionar sus emociones, explica Graciela Escalona, vocera de la editorial.
Busca ayudar a los niños a identificar cada emoción y expresarla.
Aunque las emociones están presentes a lo largo de la vida, señala, no siempre se identifican con facilidad y cuesta trabajo gestionarlas.
Conforme los pequeños aprenden a reconocer y gestionar lo que sienten, considera, son más exitosos en sus relaciones familiares y sociales.
“Las emociones es esa manera que tienes de adaptarte al medio que te rodea, entonces, la colección invita a que los niños se entiendan a sí mismos y, a partir de eso, de los sentimientos que se van generando en ellos a determinadas circunstancias o experiencias, tomen herramientas que les permitan enfrentar eso de la mejor manera”, afirma.
Los responsables de esta colección, enfatiza, son expertos en pedagogía infantil y psicopedagogía, así como autores y editores especializados en contenidos infantiles.