Son alarmantes las cifras del divorcio en Aguascalientes, consideró el ex presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez, al referir que desde el año pasado y lo que va del 2018, los juzgados en la materia están recibiendo en promedio 14 solicitudes diarias de disolución matrimonial.
“Es el tema más delicado en materia de derecho familiar en la entidad”, indicó al considerar necesario que las personas reflexionen bien sobre la decisión que toman al momento de pensar en casarse y también que el Estado haga obligatorio algún curso u orientación para que los contrayentes tengan más elementos antes de darse el “sí”.
Igualmente, tendrán que reforzarse los mecanismos de conciliación y mediación entre parejas, a fin de que una vez unidos valoren de la manera más adecuada las consecuencias de una separación y quizá así opten por limar asperezas y darse la oportunidad de seguir adelante.
En entrevista, el magistrado presidente recalcó que los asuntos familiares mantienen rebasada la capacidad de los juzgados en la materia, pues en total el año pasado hubo 17 mil asuntos nuevos relativos a conflictos familiares.
Sin embargo, los jueces actuaron en más de 26 mil expedientes ya que hay juicios que derivaron de un divorcio hace años; generaron la obligación alimentaria para los hijos, misma que concluye hasta que éstos llegan a la mayoría de edad, por lo que duran vigentes en juzgados 10, 12 y hasta 15 años.
Ponce Sánchez cuestionó además el dictado de la Corte de Justicia en el sentido de que ya ni siquiera hay que esperar un año para obtener el divorcio, lo cual abre la posibilidad de que alguien se case, se vaya de luna de miel, regrese, se divorcie y empiece a buscar nuevo matrimonio.
Señaló que el tema es complicado porque a veces son actos que no se reflexionan y las personas se unen sin compromisos, por lo que al mínimo problema optan por la separación sin reparar en el daño que hacen a los hijos y a la familia en general.
Reiteró la necesidad de establecer mecanismos para que antes de una separación se reflexione con serenidad la situación, pues luego hay quienes se apresuran a terminarla y al paso del tiempo conviven y hasta comentan que la decisión no fue la correcta.