Noé García Gómez

Ya está casi conformada la boleta electoral presidencial, conglomeración de partidos hacia ciertos y viejos conocidos personajes, tres grandes bloques de tres partidos cada uno se conformaron; además de que tanto Jaime Rodríguez “el bronco” y Margarita Zavala al parecer rebasarán el umbral mínimo para obtener la candidatura independiente.

¿Pero estas cinco opciones que espectro ideológico se encuentran? Realizo rápidamente un breve análisis, teniendo una escala del -10 al +10, siendo el -10 la extrema derecha, el 0 centro y +10 la extrema izquierda nos arrojaría lo siguiente.

La coalición encabezada por Ricardo Anaya (con un perfil conservador -4) que lo postulará el PAN (-3 derecha), PRD (0 izquierda de colorada) MC (+2 social demócrata) en su conjunto podría llegar a un -5 derecha.

La coalición encabezada por José Antonio Meade (con un perfil tecnócrata -3) que será postulado por el PRI (0 centro) PVEM (-3 derecha) PNA (centro) lo ubica en una derecha cercana al centro quedaría en -6 (derecha).

En el caso de Andrés Manuel con los partidos (+1 izquierda) los partidos PT (+2 izquierda) Morena (+2 izquierda) pero Encuentro Social (-8 extrema derecha) quedaría en un -3 en el espectro de la derecha.

En el caso de los antecedentes de Margarita Zavala (-6 a la derecha) y El Bronco (-4 a la derecha).

Con lo anterior la boleta electoral se conformaría con solo opiniones políticas tendientes a la centro derecha y derecha. Un importante (simpaticemos o no) espectro ideológico quería fuera la izquierda.

En este proceso electoral la izquierda podría quedarse sin opción presidencial, y esto no es cosa menor. A todos sin importar preferencias ideológicas nos tendría que preocupar.

La boleta electoral funciona en los sistemas políticos como una válvula de escape a las presiones sociales, políticas fundamentadas en la ideología.  Sin esto, se puede crear un caldo de cultivo para que brote y madure el resentimiento, que es donde los movimientos radicales y extremistas se nutren. Reyes Heroles lo visualizo y uno de los mecanismos para debilitar los movimientos guerrilleros de los años 70 fue la LOPPE y los diputados de partido.

Tal vez en el corto y mediano plazo no veamos tales efectos. Pero una generación quedará marcada por no tener el crisol ideológico que existe en México, en el corto plazo se traducirá en la abstención, en el mediano plazo, en resentimiento y en el largo podría generar ciudadanos que puedan contemplar opciones radicales.

Aquí es donde quiero mencionar a Mary Chuy la candidata indígena, que con muchas limitaciones, pocos recursos, pero con un legítimo proyecto trata de visibilizar la problemática de los más pobres con su candidatura, a ella y su movimiento la podríamos ubicar en un + 6 en la izquierda. Donde muchos jóvenes y ciudadanos coinciden con sus luchas e ideología.

Me atrevo a decir que dar la firma (no el voto, de eso nos tendrá que convencer en campaña) para que obtenga la posibilidad de aparecer en la boleta es una acción patriótica, sin importar nuestra simpatía o militancia política o partidista, repito no quiero decir que voten por ella, simplemente aportemos para que una opción ideológica y de la población pueda estar representada.

Privar a estos por las limitaciones económicas, logísticas, tecnológicas y económicas es dar una muestra de desprecio, que podría arrepentirnos; Gilberto Rincón Gallardo en el año 2000; Patricia Mercado en 2012; no se perdió nada y en cambio la democracia mexicana podía representar algo más cercano al crisol ideológico que existe en nuestro país.

Por eso los convoco a que busquen a Mary Chuy y le den su apoyo, sin ningún compromiso más la salud de nuestra incipiente democracia.

¡Participa con tu opinión!