La Secretaría de Obras Públicas del Municipio de Aguascalientes, en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, desarrolla un proyecto para el rescate de los acueductos subterráneos de la ciudad capital.

Marco Antonio Licón Dávila, titular de la SOPMA, señaló que actualmente se trabaja en la definición de arquitectura histórica que podría ser rescatada y en su momento abierta al público para que la conozcan, la aprecien y la disfruten.

Mencionó que este proyecto que trabajan junto con la delegación del INAH, surgió luego de que en dos obras a cargo de esta Secretaría se dio con el hallazgo de los acueductos dentro de la mancha urbana, cuyas ubicaciones las omitió para que la gente no acuda todavía a ellos sin estar los lugares acondicionados para su visita segura y protegida para esos espacios históricos.

Hasta ahora existe información en este sentido, y comentó incluso que en la presa El Cedazo existe un caracol por el cual se filtraba el agua que conducía a los acueductos subterráneos por diversas zonas de la ciudad.

“La intención es crear nuevos espacios turísticos a favor de Aguascalientes, aunque primero deberán sostenerse muchas pláticas para concretar este proyecto que está siendo recopilado para determinar su potencial de rescate”, aseveró el funcionario.

LAS CUENTAS. Con respecto a los avances del proyecto de obra pública en este primer cuatrimestre, Marco Antonio Licón Dávila dijo que los recursos programados ascienden 300 millones de pesos y la mayoría de éstos ya están contratados; se esperan otros recursos federales etiquetados por la cantidad de 100 millones de pesos en los siguientes tres meses.

“Estos recursos se destinarán a la reposición de luminarias, la construcción del parque de la Insurgentes, así como en el ámbito de la vialidad y otros cuatro parques en zonas vulnerables del municipio de Aguascalientes”, concluyó el secretario de Obras Públicas capitalino.