Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Carlos Ghosn, presidente mundial de la japonesa Nissan Motor Co., fue detenido en Japón por sospechas de haber ocultado una parte de su salario al fisco japonés, además de que la empresa detectó otras irregularidades graves.
El también máximo directivo e impulsor de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Motors, había sido objeto de una investigación de la Fiscalía de Tokio por haber declarado durante numerosos años ingresos inferiores al monto real que recibió y habría usado bienes de Nissan para fines personales.
La noticia hundió 8.4 por ciento las acciones de la empresa francesa en la bolsa de París, en tanto que los títulos del constructor de automóviles japonés Nissan perdían 6.5 por ciento el martes en la Bolsa de Tokio y Mitsubishi Motors caían 6.8 por ciento, desde la apertura del mercado.
Ghosn, de 64, será despedido por los dos constructores japoneses, mientras que Renault indicó que su consejo de administración se reuniría “lo más pronto posible”.
El directivo de origen brasileño no habría declarado al regulador bursátil de Tokio un total de 5.000 millones de yenes (44.4 millones de dólares) de sus ingresos en los últimos cinco años, revelaron a la agencia japonesa de noticias Kyodo fuentes de la compañía.
El ejecutivo es considerado un “titán” porque fue responsable del dramático giro de Nissan en los primeros años del siglo XXI, cuando la empresa de automóviles estaba al borde de la quiebra.
Apodado el “eliminador de costos” en la década de 1990 por recortar empleos y cerrar fábricas, su reputación fue consolidada después de que la estrategia resultara exitosa.
En 1999, después de que Renault comprara una participación en el fabricante japonés se convirtió en su principal ejecutivo en 2001. Con información de agencias.