Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Esta noche alguien tiene que avisarle a los Charros que la temporada ya empezó, para ver si se despabilan del letargo con el bat.
La novena de Jalisco recibe a los Naranjeros de Hermosillo (0-2), luego de ceder los juegos inaugurales ante los Venados de Mazatlán, en busca de su primer triunfo en la temporada de la Liga Mexicana del Pacífico y del detonante de una ofensiva que sólo bateó seis imparables en 18 entradas.
Roberto Vizcarra llegó al timón de los Charros el 28 de noviembre del año pasado y en 39 juegos que dirigió en temporada regular y Playoffs, el equipo no había terminado un juego con un sólo hit conectado.
La peor exhibición a la ofensiva había sido el 1 de diciembre ante los Mayos como visitante, cuando sólo conectaron dos imparables. También hubo tres juegos con sólo cinco indiscutibles (como pasó el domingo en Mazatlán) ante Naranjeros, Tomateros y Navojoa.
La temporada pasada terminaron con un promedio de 9.6 hits por juego.
Vizcarra la dará la pelota a Octavio Acosta para el primero de la serie. Quien fuera el pítcher con más ganados en la rotación del año pasado (7-2), enfrentará a una ofensiva que fue dominada por Mexicali con 20 ponches. Les lanzó dos veces la temporada pasada y ganó ambos compromisos.
En el historial de enfrentamientos celebrados en el Estadio Panamericano, los Charros ganaron 12 y perdieron 6 ante Hermosillo, producto de adjudicarse cinco de seis series.