Una auténtica “cacería” es la que han iniciado agentes del Grupo Homicidios de la PME, a fin de capturar a una mujer que está señalada de haber asesinado a golpes a su hijastra, una niña de apenas 5 años.
La Fiscalía General del Estado informó que la sospechosa, así como su pareja sentimental y papá biológico de la niña, se encuentran actualmente en calidad de fugitivos, por lo que ya son buscados intensamente a fin de lograr su captura.
Asimismo, el titular de la Agencia del Ministerio Público No. 7 de la Dirección de Atención Especializada de la FGE, ya integró la carpeta de investigación correspondiente y solicitó al Juez de Control una orden de aprehensión contra los sospechosos.
Agentes de la FGE han cateado ya algunos domicilios donde se sospecha pudiera encontrarse escondida la pareja, pero hasta el momento no ha podido ser localizada.
Aunque en un principio se informó que la madrastra se encontraba bajo custodia de agentes del Grupo Homicidios de la PMEA, la Fiscalía General del Estado reveló que tanto la mujer como su pareja están actualmente en calidad de fugitivos.
Se les señala como autores de la muerte de la niña Ariadna Valentina, de apenas 5 años de edad. Se trata de Susana, madrastra de la víctima y Emilio Zacarías, papá biológico de la pequeñita.
De acuerdo a las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PME, la propia Susana llegó muy alterada y llorando a Urgencias del HGZ No. 1 del IMSS y llevaba cargada a la niña Ariadna Valentina, de 5 años, misma que estaba inconsciente.
La mujer comentó que había encontrado a la niña envuelta en unas cobijas inconsciente y debido a que no reaccionaba, se asustó y la trasladó a recibir atención médica.
Cuando el personal médico del IMSS No. 1 examinó a la pequeñita se percataron que estaba muy grave y a pesar de que le brindaron atención médica especializada, finalmente la niña falleció.
Inicialmente, la mujer comentó a los médicos que una noche antes, la niña se había caído de las escaleras del domicilio y se había pegado en la cabeza, pero no le dieron mucha importancia.
Sin embargo, cuando los médicos revisaron a la niña detectaron que presentaba golpes en diferentes partes del cuerpo, característicos del síndrome de niño maltratado, por lo que de inmediato lo reportaron a la Fiscalía General del Estado.