El Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, dijo en su visita a Londres que México debe buscar nuevos horizontes en caso de que Estados Unidos deje el TLC.

«Creemos que esto podría ser una oportunidad y queremos sacar lo mejor de la situación (actualizar y modernizar el Tratado), pero tenemos que prepararnos para diferentes escenarios. Existe la posibilidad de que EU decida abandonar el TLC y esto no significaría el fin del mundo para México», declaró el Canciller.

Videgaray aseguró también que el comercio entre México y Estados Unidos continuará sin importar lo que pase.

«Actualmente, menos de la mitad del comercio entre ambos países ocurre bajo las reglas del TLC y más de la mitad bajo las reglas de Organización Mundial de Comercio», indicó el Canciller.

Aunque, aclaró, el mejor escenario para México sería lograr un acuerdo con Estados Unidos y Canadá.

En caso de que no se consiga, el reto estará en proteger a los inversores con reglas que garanticen su seguridad.

«Ese será el núcleo de la respuesta que el Gobierno mexicano va a presentar, como unilateralmente se preservará la protección que el TLC brinda a los inversores y a las compañías que tienen bienes en la economía mexicana».

Además de los tratados que persigue con la Unión Europea, Videgaray aseguró que es un muy buen momento para voltear a ver otros países como Brasil.

«Por primera vez en muchos años estamos trabajando en conseguir un acuerdo comercial con Brasil, que junto con México es la economía más grande de la región. Hoy tenemos la oportunidad de conseguir un nuevo acuerdo con ellos y también con Argentina», explicó el Secretario.

México también ha volteado hacía el Pacífico y ha empezado negociaciones sobre un acuerdo regional con Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Canadá, según dijo el funcionario.

A pesar de que EU dio carpetazo al Acuerdo Transpacífico hace unos meses, las negociaciones continúan.

«Estaremos en Vietnam el próximo mes para discutir cómo continuar con el TTP 11, sin EU», comentó.

Otro de los objetivos de México es atraer más inversión de países como Rusia y China.

Aunque con el primero el comercio aún se puede considerar relativamente pequeño, con el segundo ha habido más avances.

«Con China hemos elevado la naturaleza de nuestras relaciones diplomáticas de manera estratégica», aseguró Videgaray.

«Tenemos la intención de venderle más a China y atraer más inversión. Hemos creado el Fondo China-México que es manejado por el IFC, miembro del World Bank Group, y que ya esta invirtiendo en infraestructura».

A esto también se suma la llegada de algunos bancos chinos a México como ICBC, El Banco Industrial y Comercial de China, que es considerado el banco más grande del mundo.