Rafael Oliver López López
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La familia LeBarón rechazó querer una invasión militar a México para enfrentar al crimen, y pidió al Gobierno federal buscar cooperación internacional para resolver este problema.

«Nadie de nosotros queremos una invasión militar de México, nadie. Inclusive, nosotros estamos dispuestos a pelear ayudando a las instituciones, pero lo que estamos viendo es que estamos rebasados y necesitamos ayuda de donde venga para detener la masacre «, afirmó el activista Julián LeBarón en un audio en posesión de REFORMA.

Los LeBarón comentaron que ellos están dispuestos a cooperar con la Secretaría de Relaciones Exteriores para poder conseguir este apoyo.

«Tenemos un mensaje para el Secretario de Relaciones Exteriores. Nos ponemos a la orden para buscar ayuda internacional de países que ya tienen experiencia en crear comunidad y detener el crimen», comentaron.

Asimismo, Julián LeBarón pidió que no se lucre con la causa que afectó a su familia para la marcha en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador que se realizará el día de mañana.

«Nuestra propuesta es marchar el día de mañana con un solo mensaje. Estamos pidiendo que no se nos ponga en frente de esa marcha a la que nosotros nos vamos a unir. Vamos a pedir que nos den la última palabra para escuchar todas las partes», aclaró.

«Con los que vamos a marchar, ya acordaron que el mensaje de nosotros es que tenemos que parar la masacre que hay en nuestro País, parar la violencia. Mucho más allá de las diferencias ideológicas, y de partido, tenemos que unirnos para detener a los que están asesinando a los mexicanos».

Además, el activista convocó a víctimas de la violencia a marchar con los LeBarón mañana del Monumento de la Revolución al Museo de Memoria y Tolerancia.

«Estamos proponiendo a todas las víctimas de la violencia, a todos los que han sido lastimados y todos los que quieran del Monumento a la Revolución marchar con nosotros al Museo de Memoria y Tolerancia para darnos un abrazo y para ponernos de acuerdo en que vamos a trabajar juntos. Y vamos a pedir ayuda y cooperación internacional para detener la masacre el crimen y la violencia», propuso.

Al final, el activista aseguró que su familia no es traidora y lo único que buscan es detener a los criminales.

«No somos traidores ni vendepatrias y creemos que los que están vendiendo la patria son los que asesinan a su prójimo. No tienen patria, no tienen pueblo y no tienen madre los sicarios y los asesinos. Y los vamos a detener», agregó.

El 4 de noviembre, nueve miembros de las familias LeBarón y Langford fueron asesinadas en La Mora, Municipio de Bavispe en los límites entre Sonora y Chihuahua.

Para la familia LeBarón, los cárteles mexicanos representan más peligro para Estados Unidos que los grupos terroristas.

Ante ello, el activista Julián LeBarón envió una petición a la Casa Blanca para designar terroristas a los cárteles mexicanos.