Hoy entran en vigor las reformas a la Ley Federal del Trabajo y otros ordenamientos para conceder licencias a los padres de menores enfermos de cáncer a fin de que dispongan de uno a 28 días para cuidados médicos, compañía hospitalaria y descanso en periodos críticos del tratamiento de sus hijos.
Podrán expedirse tantas licencias como sean necesarias por un máximo de tres años, sin que se excedan 364 días de licencia, mismos que no necesariamente deben ser continuos y se extenderán sólo a petición de parte y a uno de los progenitores.
Las licencias cesarán cuando el menor no requiera hospitalización o reposo médico en periodos críticos de tratamiento, si fallece, cuando cumpla los 16 años o cuando el progenitor que goza de licencia sea contratado por un nuevo patrón.
Al respecto, el secretario de Colegio de Abogados de Aguascalientes, Lorenzo Rodríguez Gallardo, consideró que es loable la reforma y adiciones promulgadas ayer a través del Diario Oficial de la Federación.
Sin embargo, dejó en claro que en temas tan sensibles y que tienen años, apelar al humanismo y comprensión de patrones e instituciones ha permitido que ese tipo de situaciones ya estén contempladas en muchos Contratos Colectivos de Trabajo.
Si bien, el paso está dado y ahora ya es legal, lo cual se reconoce, lo cierto es que a través de los CCT se han dado no sólo esa, sino otras facilidades a quienes tienen un hijo enfermo ya sea de cáncer u otro padecimiento que exige cuidados, gastos y tiempo a veces indefinido.
Es decir, el avance en la ley está cumplido y es positivo, pero los legisladores no deben pretender vender favores que ya se cumplen como prestaciones, cuando deberían orientar sus esfuerzos parlamentarios a cubrir necesidades que tienen miles de familias en materia de salud, pensiones y otras agendas.
Recalcó que en México, “los patrones son buenos patrones” y cuando saben que un trabajador atraviesa por una situación difícil como un hijo enfermo, de cáncer y otros padecimientos, “si hay humanismo en ellos, conceden los días que su conciencia les dicte y que sus posibilidades le permitan”.