Por FRANCISCO VARGAS M.

El novillero Román Martínez al cortar dos orejas, se alzó como el gran triunfador de la Novillada de Feria que se llevó a cabo en Mexticacán, Jalisco, festejo en el cual salió a hombros al final del mismo, destacando también el bravo y buen encierro de la ganadería de Rosas Viejas. Por su parte, Roberto Román se adjudicó un apéndice.
Con poco más de media entrada en el Lienzo Charro y Plaza de Toros, se jugaron novillos de la ganadería de Rosas Viejas; buenos, bravos, con nobleza y muy claros en general, destacando sobre todo primero y segundo, cuyos restos merecieron como premio la vuelta al ruedo.
José María Pastor se lució con capa y muleta, trazando a un bravo astado una faena que tuvo gran calado en los tendidos, misma que lamentablemente malogró con la espada, por lo que escuchó palmas tras aviso.
José María Hermosillo también hizo faena artística con temple y mando, disfrutando del toreo como del emotivo novillo, perdiendo los trofeos por estar errático con la espada, dando una vuelta al ruedo con fuerza.
Román Martínez logró una faena vibrante, emotiva, llena de entrega y gran valor, misma que coronó con el acero siendo premiado con las dos orejas.
Pedro Bilbao estuvo con enorme disposición y actitud, teniendo buenos momentos, por lo que recibió palmas.
El novillero sin picadores, Roberto Román, bien con capa como con muleta, cuajando series en redondo por ambos pitones, sin faltar los adornos y desplantes para ser premiado con una merecida oreja.
Al final del festejo Román Martínez salió a hombros de los entusiastas aficionados jaliscienses.