Ricardo Álvarez Jiménez, presidente del Consejo Estatal Agropecuario, informó que a raíz del colapso en la producción de uvas a nivel mundial, la producción del estado tuvo mucha demanda, sobre todo el fruto para vino, el cual atrajo a compradores de Baja California, Guanajuato y Zacatecas, por lo que se busca aumentar el número de viñedos.
Destacó que diversos factores han incidido en la reducción a nivel mundial de la producción de uva para vino, que este año registró un descenso del 35%, lo cual ha favorecido que se presente una demanda muy fuerte de la vid de Aguascalientes.
Ricardo Álvarez adelantó que ante la crisis vitícola que padecen regiones como California, nuestra entidad se vuelve atractiva, por ello hay planes para plantar otras 500 hectáreas de viñedos, las cuales se podrían sembrar en su mayoría en el municipio de Cosío, es donde hay un mayor potencial, pero no se descartan otros territorios; además, también hay planes para expandir los sembradíos de uva de mesa.
Detalló que hay grandes empresas vitivinícolas interesadas en hacer contratos con productores locales para incrementar su producción, con un acuerdo previo en la parte comercial, “lo cual es un incentivo porque tendrían ya asegurada la venta”.
Para concluir, el presidente del Consejo Estatal Agropecuario manifestó que de concretarse estos proyectos, Aguascalientes podría convertirse en el segundo productor de uva para vino más grande a nivel nacional. Asimismo, añadió que la Sagarpa y la propia iniciativa privada ya ofrecieron apoyos para lograr esta expansión productiva, los cuales consisten en sarmientos y equipo productivo.