CDMX.- Susana, o “La Zabaleta”, como prefiere que la llamen, se presentó este domingo en la Sala Nezahualcóyotl para llevar a su público el concierto “Adentro”, para homenajear las canciones, músicos y personas que representan un antes y un después en su carrera.
Rodeada de batería, trompetas, saxofón, piano y otros tantos instrumentos, Zabaleta dio un recorrido por las canciones que han marcado su carrera: un repertorio muy versátil, desde Jarabe de Palo y La Maldita Vecindad, hasta Armando Manzanero y Consuelo Velázquez, fiel a su estilo sensual y bohemio.
“Adentro” representa para Susana, un viaje al pasado y a los recuerdos ya que, comentó, como solía decir Gabriel García Márquez que “la vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla”. En ese sentido, busca que cada canción, cada nota, sea capaz de llevarnos a algún momento en la memoria y recordar en donde estábamos, con quién jugábamos, a quién amábamos.
En el concierto, los músicos forman un binomio perfecto entre la voz de Susana; “me acompañan desde que tocábamos en un congal de mala muerte hasta Bellas Artes o Buenos Aires”, mencionó. Por este acompañamiento de tantos años, los reconoce uno por uno en su labor, desde su baterista que tocó un solo, hasta los trompetistas que le abren con magnifica sensualidad la canción “Kumbala” de la Maldita Vecindad, el protagonismo fue compartido.
El público no dudó en aplaudir y rendirse en cada canción; tanto tocó a los asistentes, que el llanto de algunos podía escucharse al momento que Zabaleta cantaba “Contigo Aprendí” del maestro Manzanero. Al final de la canción, la sala vibró con el aplauso de los presentes y es que su voz brillaba tanto con una balada como cuando se retiraba del micrófono para recitar una ópera a todo pulmón. (EL UNIVERSAL)

¡Participa con tu opinión!