CDMX.- Aunque creció influenciada por Maná, donde su padre Sergio Vallín toca la guitarra, Karla Vallín optó por fusionar géneros más bailables que el rock en su propio proyecto musical.
Para componer sus canciones, la cantante recurrió más al gusto por el baile que tiene su familia materna que a la carrera de su padre, lo que la llevó a explorar con cumbia, pop y du woop, que considera reflejan mejor lo que quiere transmitir.
Con su sencillo «Piropos», Karla ha recibido los halagos de su padre, que aplaude su creatividad.
La canción, resultado de sus estudios de música en Los Ángeles, ha hecho que los mismos fans del guitarrista sepan que el legado musical de su ídolo tendrá continuidad. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)