Por Rubén Torres Cruz

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, que se conmemora este 5 de junio, el gobernador del estado Martín Orozco Sandoval decretó ‘Área Natural Protegida’ el Bosque de Cobos-Parga. Se trata de una superficie de 176 hectáreas, donde existen más de 120 especies como mezquites, huizaches y nopaleras.
El decreto ahora alcanzado, impulsado en los últimos diez años por diversas organizaciones civiles, da la garantía de evitar cualquier tipo de urbanización o construcción en la zona. Con ello se conserva un espacio de recarga natural para el estado, que ayudará a la purificación del aire, la regulación el clima y la retención de los suelos.
Orozco Sandoval sostuvo que se evitará cualquier tipo de urbanización o construcción y por el contrario, se promoverá que esta zona sea de uso público, para el disfrute y aprovechamiento de la sociedad, la investigación y la conservación.