Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Donald Trump cumplió su amenaza.
Estados Unidos lanzó, junto con Reino Unido y Francia, una serie de ataques con misiles contra objetivos militares, de investigación y almacenamiento del Gobierno sirio.
La acción, explicó el estadounidense, fue como castigo contra el Presidente Bashar al-Assad por el supuesto uso de armas químicas contra su población.
En un mensaje al país desde la Casa Blanca Trump anunció la operación conjunta, que caracterizó como el inicio de un esfuerzo continuado para forzar a Assad a dejar de utilizar este armamento vetado internacionalmente.
“Éstas no son las acciones de un hombre”, expresó Trump en referencia al ataque químico en el que murieron más de 40 personas la semana pasada, “sino los crímenes de un monstruo”.
El estadounidense también lanzó un mensaje a los principales países aliados de Assad: Rusia e Irán.
“¿Qué clase de nación quiere verse asociada con el asesinato masivo de hombres, mujeres y niños inocentes?”, cuestionó Trump al criticar directamente a Vladimir Putin por fracasar en la destrucción del armamento químico sirio, algo a lo que se comprometió en 2013.
El Kremlin respondió mediante su Embajador en Estados Unidos, Anatoly Antonov, quien advirtió que habría consecuencias y que los insultos contra su Presidente son inadmisibles.
“Estados Unidos –poseedor del mayor arsenal de armas químicas del mundo– no tiene la autoridad moral para culpar a otros países”, aseveró Antonov.

¡Participa con tu opinión!