En el velódromo “Lic. Juan Alfredo Morales Shaddi”, se está llevando a cabo el primer campamento de entrenamiento de Boccia junto con los estados de Michoacán y Zacatecas para conformar un selectivo estatal para la Paralimpiada Nacional que se realizará el próximo mes de septiembre. Un total de 14 invitados además de sus auxiliares y entrenadores se encuentran demostrando sus habilidades para ganarse un lugar dentro del selectivo. El Boccia es un deporte para personas con discapacidad que para algunos puede ser muy sencillo, pero para estos deportistas termina siendo una verdadera prueba sobre humana que realizan a pesar de sus discapacidades.
El juego consiste en una diana blanca que se tira a alguna parte de la superficie en donde se juegue. Cada jugador recibe de 4 a 6 pelotas dependiendo la modalidad si es individual, por parejas o por equipos. El juego se trata de acercar las pelotas lo más posible a la diana, gana el jugador que haya acercado más su color a la pelota blanca y se le dan puntos extras al ganador por cada pelota que esté más próxima a la diana que la primera de su rival. Esto parecería muy sencillo, pero los jugadores cuentan con distintas discapacidades que hace este deporte, un verdadero reto y una prueba sobrehumana en cada tiro.
Las categorías que conforman el Boccia son las siguientes:
BC1: Los deportistas sufren parálisis cerebral y juegan con la mano o con el pie, tienen problemas a la hora de agarrar o lanzar la pelota, tienen problemas en coordinación y en fuerza. Pueden ser asistidos por un auxiliar, que sólo puede realizar lo que el deportista indique.
BC2: Con parálisis cerebral que juegan con la mano, tienen más capacidad que el BC1 y no pueden tener ayuda de los auxiliares.
BC3: Sufre severa disfunción locomotriz en las cuatro extremidades (con o sin parálisis cerebral), con dificultades para sostener, lanzar o tomar la pelota. Tienen la ayuda de un auxiliar, que se mantiene de espaldas al juego y sólo puede realizar los actos que le indica la persona que está compitiendo. Utilizan una rampa semejante a una resbaladilla para lanzar la bola.
BC4: Sufren significativa inhabilidad física, que no sea parálisis cerebral, tienen dificultades para lanzar la bola, pero lanzan con la mano o con el pie, tienen que escoger con qué extremidades lo hará. Si lanzan con la mano no pueden recibir asistencia de un auxiliar. Si lanzan con el pie pueden ser ayudados por el auxiliar que sólo hace lo que el deportista le ordene.
Así, cada tiro se vuelve un verdadero reto para estos deportistas que, a pesar de sufrir una discapacidad, ponen todo de su parte para poner a prueba su cuerpo y su mente para jugar al Boccia, algo que les levanta el ánimo y el sentido de deportivismo. Unos verdaderos atletas los que participan en este deporte.