Dos semanas tuvo que esperar toda América para poder tener la vuelta de la súper final de la Copa Libertadores, por la fecha FIFA; Argentina tuvo que esperar dos semanas para que River Plate y Boca Juniors se volvieran a enfrentar en el juego de vuelta de la final más importante en la historia del futbol sudamericano. El día de hoy en el Monumental, la cancha de River, se jugará a las dos de la tarde el encuentro definitivo que decidirá al próximo campeón del torneo.
El partido de ida tuvo de todo, el juego fue bastante reñido con excelentes oportunidades de ambos equipos. En dos ocasiones Boca se fue arriba aprovechando su condición de local, pero River vino de atrás empatando el encuentro. El gran héroe del partido fue el arquero Franco Armani que en los últimos minutos le sacó un remate a Benedetto que remató casi en el área chica salvando a su equipo de la derrota. Con este empate, las cosas siguen sin tener un claro favorito ya que en esta instancia no cuentan los goles de visitante.
Al igual que en el juego de ida, el cuadro local será el único que tendrá hinchas en la tribuna, ya que por seguridad los aficionados a Boca no podrán ingresar a la final de vuelta. Por ello, hubo un entrenamiento a puerta abierta donde la afición llenó el estadio dándole el apoyo a su equipo. Para este partido Carlos Tévez podría saltar a la cancha como titular, al igual que Benedetto, ambos tienen excelente efectividad de cara al marco.
Por parte de los Millonarios, Lucas Pratto es el jugador a seguir. Inalcanzable en el esfuerzo y con una potencia que lo hace peligroso en todo momento. Al igual que en el primer juego, serán 90 minutos muy disputados donde las entradas fuertes no se harán esperar, cada pelota se disputará intensamente dejando todo en la cancha buscando el título que los haga superar al odiado rival.