CDMX.- Raquel Bigorra no está muy convencida de querer regresar a la televisión, al menos no con las condiciones actuales que padecen los programas en distintas televisoras.
“Siento que ahorita estamos viviendo un nivel de austeridad muy difícil que sí afecta el resultado en pantalla, y no me refiero a austeridad de que no tengas orquesta en vivo o muebles, me refiero a los equipos de producción; si haces comedia, necesitas escritores y, si haces programa, necesitas productor, se está reduciendo la plantilla de una forma que afecta la calidad de lo que ves en el aire, lo ves en los números”, opina.
En julio de 2016, Raquel estrenó “Las tardes con la Bigorra” en Azteca, un formato que se hizo popular cuando Raquel invitó a Rubí, la quinceañera viralizada en Internet. El programa fue cancelado y en febrero de 2017 se anunció su salida del aire. También había probado suerte con el programa “Raquel y Daniel”, que no duró mucho tiempo.
La conductora considera que no es que el público no quiera ver a los conductores y actores que existen hoy en el mercado, sino que no los ve en programas bien hechos.
“Yo antes con cualquier proyecto me emocionaba, aunque sabía que no había todas las condiciones o que no estaba bien cuajado, ahora ha cambiado eso en mí, no son las ganas de estar, sino de estar en algo bien y por eso mientras tanto estoy en el teatro”.
Actualmente, dice, la han buscado productores de Azteca y también de Televisa para proponerle hacer cosas, sin embargo, no todas se materializan; ella, de cualquier forma, está pendiente a las ofertas, pero señala que lo que más le atrae es hacer un programa por Internet. (Janet Mérida/EL UNIVERSAL)

¡Participa con tu opinión!