Bendicen su matrimonio

Convencidos de su profundo amor, Valeria de Luna García y Mario Cardona López arribaron juntos hacia el altar de Dios para consagrar sus vidas al sacramento del matrimonio.
Fue la parroquia del Señor del Encino, el recinto que recibió a la pareja, dispuesta a jurarse amor eterno ante el Cristo Negro.
Los lugares especiales en el altar de la iglesia fueron ocupados por sus padres, Juan Carlos de Luna y María del Socorro García Campos, por parte de la novia, y también Mario Cardona y Lilia López, por parte del novio.
Ya por la noche, los recién casados en la grata compañía de sus seres queridos, disfrutaron enormemente del brindis que con motivo de su boda se efectuó.

¡Participa con tu opinión!